miércoles, 24 de febrero de 2021

EN 1981 HUBO UN GOLPE DE ESTADO QUE TRIUNFÓ: LA DIMISIÓN DE SUÁREZ


Pedro Alberto García Bilbao

Dijo Suarez en su dimisión: Un político debe saber cuando luchar por mantenerse en su puesto le supondrá al pueblo "pagar un precio". ¿Qué precio iba a pagar el pueblo español si Suárez no dimitía? ¿Quiénes se lo harían pagar?
El precio a pagar es, en sus palabras: "la continuidad de una obra exige un cambio de personas y yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España".
Está claro. De seguir el como presidente, su obra, el sistema democrático, no tendría continuidad, sería, otra vez, "un paréntesis en la historia de España". Dice que ha llegado a ese convencimiento y por eso toma la decisión de marcharse "sin que nadie se lo pida".
También dice: ”No me voy por cansancio. No me voy porque haya sufrido un revés superior a mi capacidad de encaje. No me voy por temor al futuro. Me voy porque ya las palabras parecen no ser suficientes y es preciso demostrar con hechos lo que somos y lo que queremos."
El panorama que se desprende es terrible. Afirma que su objetivo es un sistema democrático, que si se mantiene en su puesto quien pagara un precio será el pueblo y que ese precio será el fin del sistema democrático. Y cree que si queda se acabará todo, y si se va tal vez no
Hay base para afirmar que Suárez fue amenazado. ¿Quién le amenazó? Y sobre todo ¿Qué papel jugó el rey? ¿Le apoyó o le retiró su apoyo? Si el rey forzó la salida de un presidente elegido, eso, en si mismo es ya un GOLPE, legalmente no tenía atribuciones.
Y si son los militares los que exigen que se marche y se marcha para "evitar que sea el pueblo el que pague un precio", pues obviamente es también un golpe.
Así que en realidad, la dimisión del presidente Suárez el 29 de Enero de 1981 fue un golpe de estado, cuyos responsables fueron el rey Juan Carlos y la cúpula militar. El 23F asistimos a un choque de tendencias entre los golpistas en el que la más sanguinaria no logró imponerse.
En 1981 hubo un golpe que triunfó: la dimisión de Suárez. Un presidente elegido por el parlamento fue obligado a marcharse "para que el pueblo no pagase un precio". El pueblo como rehén, la democracia como víctima o como botín.

                DdA, XVII/4773               

PRECIOS DEL ALQUILER: EL PSOE EN EL GOBIERNO DEBE CUMPLIR LO PACTADO

Félix Población

Mientras los medios adscritos al sostenimiento de la corona no dejan de censurar el papel de oposición dentro del gobierno  que está haciendo Unidas Podemos, como corresponde a una más de sus indecentes acometidas contra el partido del líder político más difamado de nuestra historia reciente, aquellos otros medios minoritarios que observan la realidad con algo más de objetividad llaman la atención sobre uno de los incumplimientos por parte del PSOE del pacto que hizo posible el gobierno de coalición. 

Flagrante me parece, al respecto, el cambio de actitud que expuso el ministro Ábalos recientemente con relación a la regulación del precio del alquiler. El acuerdo con UP no contemplaba un incentivo fiscal para bonificar a los propietarios de los pisos a fin de que redujeran la cuotas, sino que señalaba unos límites de precios específicos para cada ciudad que optara por aplicarlos. Echando un cable al señor Ábalos, la ministra portavoz viene a justificar la variación de criterio argumentando que el mercado del alquiler ha variado y la actividad en los pisos turísticos es mínima o casi nula con motivo de la pandemia. 

"Se impulsarán las medias normativas necesarias para poner techo a las subidas abusivas de precios de alquiler en determinadas zonas de mercado tensionado. Se habilitará a las comunidades autónomas y/0 ayuntamientos para que (...) puedan establecer su índice de precios de acuerdo a una metodología objetiva y sujeto a revisión periódica". Esto es lo que suscribieron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por lo que no cumplirlo retrotrae al Partido Socialista a su peor pasado, el de las promesas incumplidas.  

Según el Sindicato de Inquilinos, de confirmarse la propuesta dada a conocer por Ábalos, ante la presión de la patronal inmobiliaria y los fondos buitre, se les habrá dado continuidad a la desbocada codicia especulativa de ambos, añadiendo nuevos favores fiscales y dejando el derecho constitucional a la vivienda -en un periodo de crisis que afecta sobre todo a los más desfavorecidos, como siempre- al arbitrio de abusos en el precio del alquiler que condenarán a más precariedad de la que soportan a miles de ciudadanos. 

Cambios de postura como el denunciado por ese sindicato no son lo más idóneo en fechas en las que se han hecho notar en las calles una serie de protestas en pro de la libertad de expresión, a las que no convendría añadir más movilizaciones porque el PSOE se desdice de lo pactado en detrimento de las clases populares.

      DdA, XVII/4773    

UN NOVELISTA DICE QUE EL 23-F FUE EL ACTO FUNDACIONAL DE LA DEMOCRACIA

Félix Maraña

El acto de exaltación del monarca "expatriado punitivo", que ha tenido lugar hoy en el Congreso de Diputados, liquida de cuajo la posibilidad de que los historiadores puedan conocer cuál fue la conducta del expatriado (a cuenta del erario público) en el golpe de Estado de 1981. Porque fue un golpe de Estado. Y fue un golpe de Estado en el que participaron los servicios secretos. Y triunfó, claro que triunfó. ¿Quién obligó a Suárez a traer a Madrid al general Armada desde Lérida? ¿En qué artículo de la Constitución se dice que el jefe del Estado puede quitar al presidente del Gobierno a capricho? ¿Se ha leído la Constitución el expatriado por su hijo? ¿Cómo es posible que un gobierno legítimo celebre la figura de un hombre cuya conducta es todo menos ejemplar? ¿A qué viene ese acto de exaltación? Mientras, el expatriado goza de una expatriación punitiva de lujo, una novela de intriga por entregas. Entretanto, se custodian con cinco llaves los papeles secretos. Y los historiadores han sido relevados de sus puestos por el novelista. Según éste, el golpe de Estado fue el acto fundacional de la democracia. ¿No habíamos quedado en que era la Constitución de 1978? La democracia necesita refuerzos y no ficciones ni funerales. El funeral se ha celebrado con un banquete en el Congreso, que pagamos todos nosotros a escote.

DdA, XVII/4773

EL EGOISMO DE LA ENSEÑANZA CONCERTADA

 


Vicente Bernaldo de Quirós

  Apenas recibieron un par de arañazos en sus sempiternos privilegios de clase dominante y la escuela concertada reaccionó con su histerismo tradicional y vino a decir poco más o menos que los comunistas que son los principales beneficiarios de la ley Celaa, hacían imposible la libertad de elección de los centros educativos.
   Como siempre, la concertada miente y transita en un bucle que va desde la ruptura de la libertad de los padres a la falta de dinero para poder educar a los alumnos, aunque todo el sabe que cuando hablan de educación, están hablando realmente de adoctrinamiento.
   Esta ley Celaa es pacata, porque solo trata de derogar las barbaridades que fueron leyes duran te la dominación  del PP, como la educación sectaria y clasista que impuso José Ignacio Wert, un tipo que solo trata de dividir a los estudiantes entre los que carecían de dinero y por tanto no tenían derecho a beca, y los que pertenecían a familias pudientes a los que se les daba de todo, hasta financiacion.
   Baste con que alguien con cierta curiosidad se acerque a las listas de admitidos para ser becados y a los criterios para la concesión de ese dinero para que sea patente la discriminación entre españoles y a los más senibles les entren ganas de llorar. O de vomitar, segun los casos.
   Los avalistas de la concertada pusieron el grito en el cielo porque con la nueva ley de Educación se les impide recaudar dinero entre sus alumnos para algunas supuestas actividades extraescolares, que solo benefician a los que más tienen. Y esta doble financiación para los colegios concertados, que es absolutamente ilegal, forma parte del dinero extra obte nido por los citados centros.
   Lo que más sorprende a cualquier persona de buena voluntad es que se considere discrmnatorio recibir dos veces el dinero por la misma causa y han emprendido una ofensiva contra las autoridades educativas en las que exigen que se pueda utilizar la doble financiación. Es algo así como si de un delincuente habitual protestara porque la Policía le impida seguir robando y se queje, además, de que los jueces le obligan a devolver lo robado.
   La verdad es que la escuela concertada es una anom alía en si misma. Comenzó a ponerser en valor durante el felipismo (otro gran éxito derechista del inefable Felipe González), aunque podría existir algún tipo de justificación, echándole imagonación al asunto, por el hecho de que el baby boom de aquellos años había incrementado notablemente el número de alumnos, pero ante la falta de centros escolares, algún listo apuntó a la llegada de la concertada.
   Hoy, claramente, la concertada, está fuera de bolos, porque ni hay excedente de estudiantes y la tasa de natalidad no parece que se dispare en esta democracia de trabajos precarios y sueldos inseguros. Admés, el dinero que va a los centros privados con financiación pública, se detrae de la creación, mejora y mantenimiento de la escuela pública, con lo que el Estado se hace trampas al solitario y sustrae una partida para el colegio de todos, para beneficio del colegio para unos pocos.
   Yo espero que la legislación futura apriete más las tuercas a los colegios concertados y desarrolle más partidas para la enseñanza pública. Nos va la igualdad de todos los españoles en ello. Y esperemos que el gobierno de coalición aguante toda la legislatura (y otras dos más, como mínimo) para poner en marcha medidas de equidad entre los ciudadanos y que niños y niñas puedan estudiar en igualdad y sin separación de sexos. Ni siquiera en los colegios de los más ricos que son los que se pagan.
   Siempre digo que el que quiera tener una educación distinta de los demás, que saque el talonario de cheques y pague los estudios de sus hijos/as lo suficientemente bien para que parte de esa cantidad pueda servir para crear más educación pública. Pero eso de que con el dinero de los que pagamos impuestos se beneficien solo los más ricos, tiene que acabarse ya. Y todavía no he dicho ni mu de los datos que avalan más casos de bullyng y de acoso sexual en los colegios concertados que en los públicos. Para otra vez.    

     DdA, XVII/4772     

martes, 23 de febrero de 2021

¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ PASANDO PARA QUE CEBRIÁN PUBLIQUE "ESTO" EN "EL PAÍS?


Juan Tortosa

No lo puedo evitar, pero cada vez que Cebrián publica un artículo de opinión a toda página en su periódico del alma, página impar, por supuesto, me da por pensar que algo gordo está pasando. De primeras intento no leerlo, porque aquello sobre lo que pontifica suele ser bastante predecible, sobre todo si has escuchado sus tertulias o leído sus editoriales de los días anteriores. Sabes que viene a rematar la faena para que quede constancia en las hemerotecas de la línea de pensamiento de la casa. Sabes que no va a decir nada que no haya sido hecho público ya en alguno de sus negociados. Que no lo va a decir mejor, porque escribe confuso, puede que a propósito, como aquel columnista que daba a leer el artículo a su empleada doméstica antes de publicarlo y, si esta lo entendía, acto seguido lo "oscurecía" para no ser tachado de vulgar. Sabes, además, que te vas a cabrear leyéndolo pero acabas cayendo en la trampa, lo lees y entonces certificas tus sospechas.

En el artículo de este lunes, Juan Luis Cebrián se ha cubierto de gloria comparando los tuits de Trump con los de Echenique, Rufián, Otegi Abascal. Él sabe mejor que nadie que mezclar nombres así, al presunto tuntún, es artero pero lo hace. Meter a fascistas y a demócratas en el mismo saco es vejatorio, pero lo hace. Señalar que a Trump le quitaron la cuenta y a Echenique no, es grave, pero lo hace. Echando mano, además, de un recurso estilístico lleno de trampas: "Me pregunto -escribe textualmente- si quienes han aplaudido y justificado la expulsión de Trump de Twitter y Facebook jalearían idéntica medida aplicada a Echenique, Otegi, Rufián, Abascal o cualquier otro". ¿Se puede ser más retorcido? Ni los tuits de Rufián ni los de Echenique han instigado a nada y lo sabe. Y si habla de oídas sin haberse molestado en leerlos detenidamente, peor.

¿Cómo es posible que quien capitaneó un buen periódico durante años incurra ahora en reflexiones que recuerdan usos y costumbres de los enemigos de la democracia? Por mucho que se repita una mentira, él sabe mejor que nadie que no se puede consentir que esta acabe convirtiéndose en verdad. Me niego a pensar que ha pasado a formar parte de quienes repiten consignas sin pudor porque cuentan con que, la mayoría de quienes las leen o escuchan, no se molestan en verificarlas. Como atribuir al vicepresidente del Gobierno la intención de establecer controles sobre la prensa cuando, de lo que este dijo en sede parlamentaria, únicamente se puede extraer esa conclusión si se conocen solo frases sacadas de contexto o se actúa de mala fe.

No me puedo creer que alguien como Cebrián, con lo que él ha sido, se haga eco de un total sin molestarse en escuchar la comparecencia completa. Y mucho menos me puedo creer que recurra al victimismo mezclando churras con merinas : "Debe ser -dice también textualmente en su artículo- que los comentarios de los tertulianos son un peligro para la democracia mayor que los ripios de cualquier psicópata egocéntrico". Y añade para terminar de aliñar la ensalada: "Y hasta en eso puedo estar de acuerdo, pero legislar sobre derechos fundamentales exige más reflexión y menos cainismo ideológico que el que viene mostrando el banco azul" Ahí queda, mezclado todo, confuso y embotado para que, quienes no se tomen a molestia de leerlo con cuidado, no descubran la trampa.

En ningún momento se cuestionó en el congreso el derecho de los tertulianos a expresar libremente sus ideas, lo que se dijo fue que "los poderes mediáticos deciden las agendas, los temas de los que se habla y los que no, las voces y opiniones que se pueden escuchar; que en lugar de actuar como contrapoderes, lo hacen como brazos mediáticos de los poderes económicos" ¿Y acaso no es cierto? Cebrián sabe mejor que nadie que el abanico de la pluralidad, como reclama Pablo Iglesias, es necesario que se abra mucho más de lo que lo está en estos momentos. Que falta equilibrio en las voces de quienes analizan a diario la actualidad en los medios, que hay monstruosidades que obtienen una gran repercusión y reflexiones imprescindibles que no llegan, ni por asomo, al común de la ciudadanía.

Cebrián sabe mejor que nadie el nivel de beligerancia del que es víctima el Gobierno de coalición, sabe mejor que nadie la cantidad de acusaciones sobre Unidas Podemos que han abierto telediarios y primeras páginas de periódico y que, cuando los juzgados las han ido desestimando, no se ha enterado nadie. Cebrián sabe mejor que nadie el poder de la lluvia fina, de la gota malaya, al que su periódico lleva contribuyendo desde hace siete años. Fue su periódico el que llamó insensato sin escrúpulos a Pedro Sánchez y desleal Iglesias. En el artículo de este lunes habla del "pasmo" del presidente del Gobierno (o sea, que le llama "pasmado") porque a su juicio ha tardado demasiado en "expresar su opinión sobre los desórdenes públicos, "parapetado" como sigue en la Moncloa frente al desconcierto y la angustia…" Ahí queda eso.

Es muy fuerte, alguna vez me lo he preguntado pero no tengo más remedio que repetirlo: ¿por qué están envejeciendo todos tan mal? ¿qué demonios pasa aquí? ¿qué necesitan salvaguardar? ¿a qué le tienen tanto miedo? ¿por qué no dejan trabajar en paz a las nuevas generaciones?¿a qué viene tanta conspiración? ¿dónde está el truco, qué es lo que aún permanece escondido, desconocemos y no quieren que se destape? Bonito día, el del 40º aniversario de aquel 23 de febrero, para preguntárnoslo.

Público DdA, XVII/4771