viernes, 18 de septiembre de 2020

EL ABRAZO DEBIDO A GENOVÉS Y ANGUITA

Félix Población

Con solo horas de diferencia se nos murieron durante el estado de alerta por la pandemia Juan Genovés y Julio Anguita. En unas circunstancias normales, y no en las que vivíamos, los dos hubieran merecido un homenaje público a sus respectivas vida y obra.  Confiamos entonces en que lo habría cuando pasara aquello, a menos que cuantos merecidos elogios se escribieron en los obituarios de uno y otro se quedaran a la postre en nada.

Si junto en este breve artículo los nombres de ambos es en razón a uno de los cuadros más conocidos del pintor valenciano, cuyo significado histórico marca el inicio de la Transición en España. Genovés, el artista de El abrazo, falleció en un atapa histórica marcado por la anulación del abrazo por prescripción sanitaria, al igual que le ocurrió al líder comunista y perspicaz analista político.

Ambos se nos fueron sin que en sus respectivas ceremonias de despedida fueran posibles los múltiples y emocionados abrazos de sus amigos y camaradas. Por eso creo que la democracia española, en una coyuntura en la que las adversidades socio-económicas al servicio de las derechas airadas podrían debilitarla, debería tener -a modo de necesario refuerzo que la estimule-, un día lo más cercano posible en su  previsiones de agenda para celebrar ese gran homenaje popular pendiente a Juan Genovés y a Julio Anguita. 

Sería una excelente oportunidad para que el abrazo de los demócratas sume fuerza y fuerzas de cara al porvenir. Me da que nos van a hacer mucha falta. "La crisis climática y las nuevas pandemias pondrán en marcha un nuevo fascismo para gestionar la escasez", dejó dicho don Julio.

Nos queda su palabra, tan avisada, y también –a modo de alerta para su interpretación más cabal- aquel nauseabundo veto impuesto  por Vox a una declaración institucional en memoria de Juan Genovés en el mismísimo Congreso, donde está colgada la obra que plasmó nuestra convivencia en libertad frente a las sombras que ese partido encarna.

A esa traba de la ultraderecha contra el autor del abrazo de los demócratas habría que darle la réplica pertinente con un gran acto de homenaje popular que abrazara la memoria del político y el artista. El valioso testimonio de su ejemplo y su obra lo merecen. Y la democracia lo necesita tanto como siempre en este país.

*Artículo escrito para La última hora. 

        DdA, XVI/4615      

LIMPIADORAS SANITARIAS: NO NOS PISEN LO "FREGAO", NI MUCHO MENOS LA DIGNIDAD Y EL ORGULLO

Ana Cuevas

Que somos un país desmemoriado no es ninguna novedad. Tenemos querencia a barrer bajo la alfombra las miserias que arrastramos sin recapacitar sobre las causas que las provocaron. Más que memoria histórica, lo que nos va a los carpetovetones es la "memoria histriónica". A priori puede no parecer una dolencia grave. Sin embargo, olvidar dónde está la piedra, para tropezar una y otra vez con ella, no parece cosa de seres muy evolucionados. Con ese bichejo que pulula ahora en el planeta pasa un poco lo mismo. No es la primera vez que la humanidad se enfrenta a una pandemia. La peste, el sarampión, la viruela... actuaron, y algunos aún perviven en los países más pobres, masacrando impunemente millones de vidas humanas.

Ahora tenemos un enemigo igualmente invisible que está modificando nuestra vida en muchas formas. Al principio de la pandemia, eruditos augures y visionarios de relumbre aseguraron que el Covid iba a cambiar la percepción de nuestro mundo. Que actuaría como un revulsivo para conectar nuestras desangeladas neuronas y recapacitar sobre lo que es verdaderamente esencial para la supervivencia de nuestra especie. Que, por ejemplo, una limpiadora o un barrendero serían vistos con otros ojos y se entendería que, un trabajo humilde, es fundamental para la salubridad general. Que es más fácil que te salve la vida una señora enarbolando un trapo con lejía que un youtuber.

Quizás también que defender y prever de medios a la sanidad pública ( vilipendiada, desmembrada y exanguinada por unos y otros gobiernos) es una cuestión de interés público que debe estar por encima de cualquier ideología política. Pues va a ser que no. Al final resulta que la teoría de Darwin era correcta. Venimos del mono. Pero del más gilipollas. Aprendemos poco y mal. Y empiezo a pensar que la amnesia es cada vez más precoz y contagiosa. Más que el puñetero virus.
Los rebrotes nos asolan y los hospitales y centros de salud aguantan espartanamente a puerta gayola. El personal sanitario, por supuesto, se deja a veces literalmente la vida a causa de este alzheimer prematuro que ha pasado de los aplausos a la indiferencia colectiva en unos pocos meses.
Pero no son los únicos. Celadores, pinches, y servicios privatizados por sibilinas razones, como el de las limpiezas sanitarias, no sufrimos menos las consecuencias del olvido.
El anterior consejero de sanidad aragonés permitió un recorte en nuestras plantillas de un treinta por ciento que, a día de hoy, seguimos arrastrando. Ni siquiera una pandemia propia de una ficción de Hollywood ha conseguido que se refuercen las plantillas de limpieza en los hospitales y centros del SALUD. Nuestra "esencialidad" solo sale a relucir cuando se detecta un supuesto fallo de higiene que provoca un contagio colectivo. Como el que infectó a unos veinte sanitarios de la planta doce del Hospital Clínico Lozano Blesa. Pero para señalarnos como responsables de algo que bien pudo producirse de otra forma. Pongamos, en una cena en la que, hipotéticamente, participaron casi todos los que luego dieran positivo.
En cualquier caso, somos responsables. Pese a sentirnos vejadas, humilladas e ignoradas por los mismos que hace un par de meses se rompían las manos aplaudiendo en los balcones, por la Consejería, por nuestras empresas... Somos responsables de la importancia de nuestra labor y nos dejamos la piel en el pellejo intentando combatir a ese virus, casi tan imperceptible como nuestro gremio, pero bastante más letal.
Seguro que el grito de una iletrada como servidora quedará en ese limbo donde van a parar todas las lecciones que no quisimos aprender.
No importa. Nosotras no olvidamos el desamparo pero tampoco nos desanima ni arruga el desafío. Somos limpiadoras. Estamos acostumbradas a bregar con mierdas de todo tipo.
Pero si estiman en algo sus vidas... no nos pisen lo "fregaó". Y mucho menos la dignidad y el orgullo.

             DdA, XVI/4615       

jueves, 17 de septiembre de 2020

LOS DOCE PESCADORES DE MISS ANDERSON EN UNA TABERNA DE GIJÓN



Félix Población

Si descontamos al rollizo y mofletudo cantinero que aparece detrás de la barra con una niña o niño en brazos, del que bien podría ser el padre, los pescadores que vemos en esta taberna del Barrio Alto de Gijón -más conocido por Cimavilla-, cuna de la ciudad, son doce, como los que siguieron a Cristo. Pudiera ser que el número tuviera alguna connotación que se nos escapa, o que fuera mera casualidad, pero la cifra no se puede pasar por alto como primera nota descriptiva de lo que vemos en la imagen. 

Estaban reunidos o los reunió la fotógrafa norteamericana Ruth Mathilda Anderson, de viaje por España, en los primeros días del mes de abril de 1925 en la Taberna de Delmiro, quien por posición en la instantánea, aspecto y hasta nombre bien podría ser el hombre obeso de ancho bigote que aparece en pie detrás del mostrador y delante del botillero, al lado de uno de los pescadores que quizá por edad sea de la misma quinta y familia -por su parecido físico- que quien está sentado delante del tabernero, tiene las orejas salientes, el rostro cenceño  y las piernas y los brazos cruzados. Calza éste zapatillas blancas de esparto, de las que se ataban a los tobillos con una cinta -propias de las clases populares- y esboza media sonrisa de escéptica conformidad ante la retratista.   

Si se observa al detalle la estantería, se puede leer en un cartel -mediante la ampliación correspondiente- que las botellas de la parte superior son de sidra dulce, mientras que en la segunda balda están las de cerveza, posiblemente de la marca que durante muchos años llevó el nombre de La estrella de Gijón, cuya fábrica estuvo en el barrio de Santa Olaya, camino del puerto exterior de El Musel, desde 1893 a 1978, teniendo como capitalista mayor y asesor principal para la fabricación del producto al ciudadano alemán Ernesto Bachmaier. En la memoria de muchos gijoneses habrá quedado la imagen de los tres edificios blancos que configuraban la industria: el principal y más grande, donde se almacenaba la cebada, el lúpulo y la malta, y dos más pequeños y de similares dimensiones que estaban dedicados a la fábrica de hielo, sala de embotellado, tonelería y cuadras. Entre uno y otro había dos altas chimeneas a las que no sabía dar yo ninguna utilidad en mi niñez, desconocedor del proceso que se seguía para la fabricación de la cerveza, sin entender probablemente que para lograr una bebida que se consumía fría hubiera que aplicar combustión alguna.

Un apartado dentro de la estantería de la taberna lo ocupan los sifones, aquel recipiente de agua carbónica que pasó a la historia hace bastantes años y que complementaba en ocasiones al vino cuando lo aconsejaban tanto una rebaja de su graduación como una simulación de la mala calidad del producto, como sería posiblemente lo habitual en aquel modesto establecimiento. La frecuencia del uso que hacía Delmiro del sifón se desprende de su colocación tan a mano del mostrador.

Junto al pescador de los brazos cruzados se encuentra sentado otro más joven, de rostro ancho, que mantiene las piernas abiertas, luce bigote y cabello morenos y sostiene la boina en su mano izquierda, no se sabe si por respeto a la dama extranjera que los visita o para resaltar mejor su rostro y la directa observación con la que sus ojos se dirigen a la fotógrafa, preguntándose acaso por el destino y la permanencia de su imagen en el tiempo y en tan lejano país extranjero. Se trata sin duda del parroquiano que mantiene una actitud más activa ante el objetivo, en contraste con la que ofrece su compañero  de primer plano. Con la boina calada, la piernas cruzadas y un porrón sobre las rodillas, se diría que la circunstancia no le merece más que un cierto desdén, en consonancia con su mirada lateral, abierta, clara y un punto vidriosa, quizá por abusar en exceso del vino que empuña.


A sus espaldas hay tres personajes más que también dejan notar un atisbo de interés hacia la cámara. El que se sienta al otro lado de la mesa, igualmente con bigote, dibuja en su cara llena la fisonomía de un carácter posiblemente cachazudo y flemático, dado a la broma y a la chanza, muy propio por cierto de la gente marinera de aquel barrio. Frente a él se encuentra un pescador más joven, de nariz protuberante y facciones huesudas, que ni siquiera gira la cabeza lo suficiente para hacer notar la identidad de su rostro, como si el momento fotográfico no le cautivara lo bastante para adecuar una determinada pose que le haga alterar su indiferencia.

No le ocurre lo mismo al compañero que está detrás, quizá el más joven y agraciado de la apostólica convocatoria, que sí se muestra sin reserva frente  al objetivo, luciendo la camisa más blanca del plantel, si bien la mirada se le ha ido a otro punto en el momento de la instantánea. Su cabeza casi oculta la del hombre que se asoma a su espalda, el menos visible de cuantos aparecen en la imagen y el último de los que dejan notar una cierta curiosidad ante el episodio que protagonizan, sin saber la razón de su utilidad ni el destino que le quepa a la escena más allá del mar que a todos les da la vida.

Los otro cuatro y más distantes personajes que se aprecian al fondo apenas permiten detalles que nos puedan dar idea de su actitud, como no sea la de su distanciamiento. Si bien el que sigue al del rostro lleno y zumbón al otro lado de la mesa parece haber brindado poco antes de efectuarse la fotografía, a juzgar por el embebido sorbo que en ese momento da al vaso de vino. Sobre él se observa un gran cartel, a continuación de los varios calendarios que hay prendidos a la pared. Desde 1914, la ciudad de Gijón disfruta de un casino que lleva el nombre de Gran Kursaal, habilitado en los jardines del Teatro-Circo Obdulia, que con el paso del tiempo será el popular Cine Campos Elíseos, más conocido por Los Campos en mi niñez, sede del llamado cine familiar todos los domingos. Según las crónicas, en el Gran Kurssal despachaba ginebra compuesta recién importada y champán francés el afamado barman Perico Chicote, siendo no menos frecuentadas sus famosas Noches de Tango, que supongo lo serían por el virtuosismo con el que se manejaban los bailarines.

Miss Anderson en una fonda en Ourense


De todas las fotografías que Ruth M. Anderson hizo para la Hispanic Society y que hace unos años fueron expuestas en varias ciudades de Asturias como fruto de su viaje (la editorial KRK editó un libro con ese motivo), esta de la Taberna de Delmiro me parece especialmente significativa por su composición y marcada atmósfera ambiental. Hasta parece que se respira la humedad ácida, sombría y algo sudorienta que todavía se podía encontrar en las tabernas que sobrevivieron hasta los años sesenta en la villa y de las que se desprendía un melancólico sopor. Creo que la imagen captada por mis Anderson responde a la implicación y calificación profesional puestas en el empeño, tan comprometidas con su labor como denota el hecho de que la fotógrafa se alojase en modestas fondas durante su estancia, según se puede comprobar en una fotografía que nos la muestra en una de Ourense. Puede que así pretendiera no distanciarse de los entornos populares en lo que centro su objetivo.

Durante aquel viaje, Ruth hizo memoria de sus observaciones gracias a las cartas que le fue escribiendo a su madre desde el 4 de febrero, con una primera fechada ese mismo día en el que se refiere al buen trato que le dispensan los lugareños en Oviedo. También alude a "una excursión con un señor para ver una antigua iglesia en las montañas de Pola de Lena", que con toda seguridad se trata de la joya prerrománica de Santa Cristina, situada a 34 kilómetros en coche -según indicación de la fotógrafa- y tres o cuatro a pie. "Aunque no conozco el tipo de carreteras -escribe-, seguro son mejores que los caminos rurales gallegos porque Asturias es más moderna". 

Para los gijoneses de hoy, con ascendencia popular como la que representan esos hombres de la mar con su avejentado y proletario atavío, resulta imposible no encontrar en las peculiaridades de sus rostros una familiaridad fisiognómica  que no los emparente con quienes nos precedieron hace un siglo. Por eso es ineludible pensar, al reflexionar sobre su imagen, en el porvenir que les esperaba a esos doce pescadores que acompañan al rechoncho Delmiro en aquella primavera de hace cien años, dos después del inicio de la dictadura de Primo de Rivera: porque a la guerra con las galernas de toda su vida, mar adentro, esos hombres añadirían una  guerra de bombardeos y fusiles y una posguerra de miseria y hambre, si es que llegaron hasta ella. Cada cual habrá visto apagarse su existencia a lo largo del desgraciado siglo en que más mató el ser humano al ser humano. De todos esos humildes personajes que se han asomado a nuestro tiempo a través de esa fotografía, sólo el niño o niña que está en los brazos de Delmiro  pudo haber llegado quizá a la centuria en curso y dar acaso la versión de su padre sobre la visita de aquella fotógrafa extranjera. Su tierna edad entonces y no haber llegado a la mocedad en tiempo de guerra (1936) se lo pudo haber permitido.

"Mi padre, Mr. Alfred. T. Anderson y yo, Miss Ruth Mathilda Anderson -escribió la fotógrafa-, somos vecinos de Kearney, Nebraska, los Estados Unidos de América. Hemos venido a España para que yo pueda comprar y hacer, para estudiar y publicar en los Estados Unidos de América, fotografías de los elementos distintivos de la vida y del arte españoles (....), los elementos únicos y variados con que España ha contribuido a la civilización y la cultura del mundo». La carta la dirigió Anderson a la Dirección General de Bellas para solicitar el permiso correspondiente para realizar su trabajo. El texto trasluce una finalidad formal y unos objetivos que no fueron al cabo los que plasmó su álbum y que rebasaron con mucho esos propósitos, porque no habrá en Asturias ninguna familia con más de tres generaciones en esa tierra que pueda eludir la empatía emocional que nos procura la cámara de Ruth Matilda, cuya larga vida (Nebraska, 1893) se extingió en Nueva York a los noventa años de edad. Su legado merece nuestra gratitud por haber sabido plasmar, sobre todo, la vida de quienes más lucharon por ella hace un siglo, ya fuera en el mar o en tierra adentro.

Según me apunta Modesto Fernández con su diligencia documental acostumbrada, ninguno de los periódicos asturianos de la época recogieron en sus páginas la noticia de la visita a la región de quien dejó para la intrahistoria de Asturias un inestimable legado gráfico, muy superior al que el peri0dismo de aquellos años nos ofrece. En los trasatlánticos que llegaron al puerto exterior esos días tampoco encontré el nombre de los Anderson en la reseña de los diarios locales (La Prensa, El Noroeste y El Comercio), posiblemente porque su llegada a Asturias procedentes de Galicia les hizo desembarcar en algún puerto de esta región. Esto me hace pensar en que testimonios gráficos tan notables para la posteridad como el que nos ha procurado el álbum de Ruth Mathilda fueron pasados por alto en su día por los periódicos de la época. Tendrá que discurrir todo un siglo para que el contenido de esas fotografías sea presenciado y admirado por el valor de su entretela social y tipológica por los descendientes de quienes fueron sus protagonistas, en la misma tierra en que miss Anderson realizó su excepcional trabajo.

Solo lamentamos que la autora de ese gran reportaje gráfico sobre la vida cotidiana de Asturias no le hubiera puesto nombre a sus personajes para hacerlos hoy más nuestros, como ocurre con todo aquello que se nombra. Quizá por eso se nos haga más familiar la imagen del único tipo que da nombre a la taberna de la imagen, que al parecer estaba cerca del actual Bar Centenario, en la Plaza Mayor gijonesa, a la entrada del Barrio Alto en el que anteayer falleció Consuelo García Álvarez, más conocida por Chelo la Mulata, popular pescadera y vecina de Cimavilla, que nació dos años después de se realizara esta fotografía. Hija de Consuelo Álvarez "la Mulata" y de Ignacio García "Piguacho", un matrimonio con trece hijos afincado en Cimavilla, posiblemente Chelo la Mulata hubiera sido la persona más indicada para darnos alguna pista de los pescadores de miss Anderson en la Taberna de Delmiro.

DdA, XVI/4614

miércoles, 16 de septiembre de 2020

LOS DOCUMENTOS DE LA FUNDACIÓN FRANCO*

Félix Población

En el programa de radio donde la fundación que lleva el nombre del dictador puede hallar mejor y más efusivo acomodo, su presidente dijo ayer que si la nueva Ley de Memoria Democrática ilegaliza su entidad, lo que toca es irse “a un país libre”, sin que Juan Chicharro se haya atrevido a mencionar alguno que obedezca a ese calificativo y pueda permitir el asentamiento de una institución que lleva el nombre de Francisco Franco, el dictador que gobernó este país gracias al apoyo del nazifascismo en la Guerra de España.

Alega Chicharro, en referencia a la ley que sustituye o amplía la aprobada en 2007, que se trata de un “proyecto liberticida” que busca “borrar de un plumazo el franquismo y la Transición”. Reparando en estas palabras y dado que en sus declaraciones a EsRadio se refirió también al papel jugado por el dictador para que Juan Carlos I fuera rey de España, podría darse el caso de que la Fundación Francisco Franco esté pensando en el mismo destino que el rey padre eligió para huir de la justicia, a raíz de los supuestos delitos por los que se le investiga, a pesar de la vecindad de tal destino con Arabia Saudí, epicentro de la investigación judicial que motivó su salida de España.

No creo que sea un inconveniente la consideración general de que los Emiratos Árabes Unidos no son precisamente un país libre, si se tiene en cuenta que estamos hablando de una fundación única en el mundo occidental que honra la memoria de un dictador y que, como tal, no desentonaría en esa esquina del golfo Pérsico o Arábigo.  

Lo que más me preocuparía de una decisión de ese carácter, que uniría el nombre del rey emérito con el de su valedor como Jefe de Estado, es que en el archivo de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) se conservan casi 30.000 documentos y que va siendo hora de que algún Gobierno de España se imponga como compromiso su recuperación para los archivos estatales. Se trata, exactamente, de 27.357 documentos oficiales imprescindibles para el estudio de la dictadura, que permanecen secuestrados por los herederos de Franco en un lugar donde su personalidad es exaltada.   

Dice mi estimado y admirado Ángel Viñas, a propósito de las declaraciones de Chicharro en busca de nuevos y “libres” horizontes para la FNFF, que a esa documentación le pondría vigilancia permanente, no fuera a ser que la ilegalización de la fundación trajera consigo despechadas reacciones que pusiera en fuga ese patrimonio documental.

PS. No he logrado encontrar una fotografía en Google del interior de la Fundación Francisco Franco, inaccesible al parecer para ese propósito. 

*Artículo publicado hoy también en El Salto

          DdA, XVI/4613          

AQUÍ LO ÚNICO INCORRUPTO HA SIDO EL BRAZO DE SANTA TERESA

Dos buenos y apreciados colegas dialogan esta mañana sobre la única materia que no deja de ser asunto de actualidad desde hace decenios, incluso cuando todo un país debería estar centrado en la pandemia que no cesa, con la región de la capital del Estado sumida en una nueva escalada de contagios manifiestamente alarmante. Busquen por el universo mundo nuestro y comparen: tenemos a un ex Jefe del Estado huido de la justicia y refugiado en un Estado dictatorial y a un ex Jefe del Gobierno a punto de ser imputado por presunta implicación en una trama propia de banda mafiosa. Mientras, seguimos sin acordar siquiera unos prespuestos generales y día a día va muriendo más gente en los hospitales.-Lazarillo

Félix Maraña: Podremos estar dando rodeos todos, disimular, mirar para otro lado, pasar de todo, hacer literatura, pero el verdadero problema de este sistema político, y así ha sido así durante cuarenta años, es la corrupción. Estos cuarenta años, a pesar de los historiadores profesionales y de los políticos del relato a cuenta, estos cuarenta años se definen por la corrupción. Nos creemos todas nuestras (sus) mentiras. Pero alguien deberá decir que hubo otra verdad. Que eso que llamábamos transición ejemplar no lo fue tanto o muy poco. Que eso que llamamos transición aún no ha terminado. Si queréis, esperamos otros 40 años a ver a dónde se dirige esa transición. Con corrupción no hay democracia. Aquí lo único incorrupto que ha habido es el brazo o el pernil de la poeta salmantina de Ávila.

Valentín Martín: Tu decepción es la mía si miramos estos últimos 40 años de corrupción. Porque quizás creímos en que otra política era distinta. Pero recuerda, Félix, que el Rey Felón fundó las diputaciones como el primer instrumento,de corrupción. Este es un país genéticamente corrupto. Ya llovió desde que la madre María Luisa aconsejó al hijo institucionar la corrupción. Pero ni la monarquía, ni la república, ni la dictadura, ni la esperanza democrática renunciaron a ningún instrumento corrupto. Yo mismo soy un corrupto pasivo por protestar poco y mal. Aunque presuma de no acostumbrarme nunca a la corrupción. Y sí, hermano, la santísima transición también fue una mentira que escenificó el entierro de Fraga con honores de Estado.

Félix Maraña: Yo no estoy decepcionado, sino indignado. La Isabelona, ladrona, salió de España dejando arruinadas las arcas del Estado. De todos modos, no me gustaría decir aquí que todos los regímenes son iguales. No. Yo había venido aquí a decir que la corrupción es parte sistémica de este orden, o desorden, político. Y todo ello ocurre porque la ciudadanía no se entera. No quiere enterarse. Una gran parte de la izquierda ha vivido muy cómodamente en estos 40 años. Y, como he dicho tantas veces, se ha dedicado a colocar a su clientela, en la medida que ha podido, pero la derecha no ha necesitado ni eso. Tenía toda la estructura de poder en sus manos, y están todo el día hablando de liberalismo, de empresa privada, pero saquean al Estado con descaro. Creo que son mil los procesos que tiene pendientes el PP. Pasarán años sin resolverse, hasta que todos se mueran. O nos muramos. Y ahora me vendrán con los ERES de Andalucía. Bueno, que yo sepa al menos allí ya ha habido sentencia en primera instancia. Pero ¿cuándo van a juzgar a todos los que asistieron a la boda de El Escorial? Y a ver cuándo nos vemos, que esto no hay dios que lo cambie.

      DdA, XVI/4613