viernes, 30 de septiembre de 2022

LA SALUD PÚBLICA DEBE MOVER MONTAÑAS


Vicente Bernaldo de Quirós

El próximo 3 de octubre, lunes, están convocadas en toda España movilizaciones en defensa de la sanidad pública y para contrarrestar la ofensiva de interesadas organizaciones comerciales que pretenden impulsar la sanidad privada en detrimento de la de todos los ciudadanos. Asturias no se quedará fuera de estas protestas y se suma con la propuesta de apertura de todos los centros de salud en máximo horario, con lo que se pretende que la población de la región cuida su salud de manera lo más positiva y racional posible.

La sanidad pública y universal está sufriendo todo tipo de embates a cargo de fondos privados que buscan rentabilizar la salud y sacar unos buenos dividendos de nuevas instalaciones. Por eso, los defensores de la sanidad para todos tratan de contrarrestar estas campañas poniendo el énfasis en que son los más vulnerables los que van a padecer el deterioro de la sanidad para todos y la falta de centros de atención pública para prevenir y cuidar las enfermedades.

Esto es un hecho evidente en Asturias, donde una población cada vez más envejecida y con los problemas derivados de una excesiva prevención por parte de los responsables de salud, tiene la necesidad, casi diría que la obligación, de exigir que sus impuestos vayan destinados al cuidado de las personas mayores y de los enfermos, porque la salud mueve montañas.

En los últimos tiempos y en el marco de estas campañas alentadoras de la sanidad privada, cala el mensaje entre los sectores menos concienciados, de que las bajadas de impuestos permitirán a los ciudadanos tener más dinero en el bolsillo y rechazar los tributos confiscatorios, lo que no deja de ser una trampa saducea para muchos, porque tener mas dinero en el bolsillo solo favorece a los que poseen mucho y pueden gastarlo sin mirar por el futuro, mientras que los que viven de una nómina están expuestos a que su dinero no sirva para mejorar la sanidad de todos porque con los salarios que perciben es muy difícil que puedan destinarlo a las mutuas sanitarias, llámense Adeslas, DKV o Sanitas.

Mientras existan esas diferencias salariales y de posición social, la única garantía de que los que menos tienen puedan permitirse ser atendidos en los centros sanitarios es la permanencia de la sanidad pública y la continua innovación tecnológica en los centros de salud y en los hospitales de la red estatal y autonómica. Y eso solo puede ser viable si hay dinero que lo soporte

Por esa razón es sumamente fundamental que los ciudadanos, sobre todo los de menos ingresos, vayan a las movilizaciones convocadas en toda España para la defensa de la sanidad pública. Porque algunos no se pueden permitir parar su vida con la enfermedad, ni pagar un seguro sanitario que le va a costar mucho más que si le bajan los impuestos. La clase obrera lo tenemos claro.

DdA, XVIII/5.277

GONZALO PANDO Y LODARIO GAVELA, DOS MÉDICOS CONTRA EL FASCISMO


Félix Población

 Este viernes, en El Manglar de Oviedo, el escritor Alejandro Álvarez López presenta un libro de la profesora de estudios hispánicos en Estados Unidos Ana Afzali. La obra tiene por protagonista a un médico republicano, del que la autora es descendiente, que llegó a ser comandante del Batallón Thälmann durante la Guerra de España: Gonzalo Pando Rivero. 

Titulado Gonzalo Pando Rivera: de médico a comandante republicano en la Guerra Civil española, el libro rescata la corta trayectoria vital de quien desde muy joven, como médico que ejerció su profesión por diversos pueblos del país, conoció las penalidades de la vida campesina en los años veinte y treinta del pasado siglo. Como consecuencia de su implicación profesional y social en su cometido, Pando Rivero tuvo muy pronto conciencia política en pro de la emancipación de las clases populares. 

Una vez se perpetró el golpe militar del 18 de julio de 1936, este médico asturiano se unió a la lucha contra el fascismo y llegó a estar al frente del mencionado batallón, en el que también combatían los brigadistas internacionales centroeuropeos. Pando Rivero falleció a los 38 años de edad durante la batalla de Brunete, una de las más cruentas de la Guerra de España. No llegó a asistir, por lo tanto, a la derrota de la segunda República dos años después. 

Ni tampoco a comprobar que, pese a esa derrota, diez años más tarde de su muerte, otro médico también perdió la vida, asesinado por la dictadura franquista, al prestar su ayuda profesional a los guerrilleros que en los Ancares leoneses prolongaron su lucha contra el fascismo. El médico que no quería morir: vida y muerte de Lodario Gavela Yáñez, es una excelente biografía novelada, de la que es autor Alejandro Álvarez, presentador de la obra de Ana Afzali, cuya lectura siempre recomiendo y sería un material documental muy útil para un guión cinematográfico sobre esa lucha guerrillera. 

El autor dedicó ocho años de trabajo a un libro de casi ochocientas páginas acerca de un médico rural cuya corta vida y ejemplar ejercicio de la profesión fueron segados de cuajo por la Brigadilla franquista el 24 de septiembre de 1947, cuando tenía 31 años de edad. Lodario está presente en la vida de Alejandro Álvarez (1956) desde que de niño iba a la escuela en su pueblo natal y escuchaba referencias suyas, contadas entre el sigilo y la admiración.

Además de escribirlo y editarlo, su autor lo hizo llegar a las gentes de aquellas comarcas bercianas, que lo acogieron con tanto interés como para hacer varias ediciones, porque el nombre de Lodario pervive en la memoria generación tras generación y este libro lo ha hecho crecer en la médula popular.

                DdA, XVIII/5.277     

GASODUCTOS: INSULTOS A LA INTELIGENCIA Y PESTILENCIA INFORMATIVA


Alejandro Álvarez

Veamos: dos gasoductos ruso-alemanes sufren un atentado que los deja inservibles. EE.UU. siempre quiso cargarse de una u otra forma esos dos gasoductos (la presión sobre Alemania para que no se construyeran fue brutal -consta en hemeroteca- y el segundo nunca entró en funcionamiento). Pretendía que Europa no aumentase su comercio de gas con Rusia y, de paso, como está sucediendo, le comprase a EE.UU. el gas licuado, lo cual le proporciona ahora jugosísimos beneficios. Ucrania también se opuso siempre a esos dos gasoductos porque eso liberaba a Rusia de tener que pasar por su territorio, lo cual la perjudicaba económicamente (Ucrania perdería miles de millones anuales). La oposición de EE.UU. y Ucrania a los dos gasoductos Nord Stream I y Nord Stream II estaba muy clara y está muy documentada.

Sin embargo, Rusia (y Alemania) se gastaron un dineral para construir tales gasoductos y a ambos les venían muy bien: a Rusia para exportar gas a través de ellos y conseguir suculentos recursos (y en el futuro más aún) y a Alemania para tener garantizada energía imprescindible para su industria y su sociedad. Está claro quién sale ganando y quién, perdiendo.

Pero los medios están extendiendo la idea (sin ninguna prueba pero eso no les importa) de que fue Rusia quien dinamitó sus propios gasoductos y sus posibilidades futuras de exportar cantidades ingentes de gas. El tufo nauseabundo a cloaca y manipulación informativa invade todos los espacios pero sospecho que hasta las pituitarias mentales más atrofiadas perciben con claridad el pestilente olor. Y el insulto a la inteligencia es tan evidente que tales medios siguen resbalando inevitablemente por la pendiente de su descrédito, cada día más patente.

DdA, XVIII/5.277

DE LAS RELACIONES ENTRE POLÍTICOS Y PERIODISTAS DURANTE LA TRANSiCIÓN



Valentín Martín

Mi santa tiene una definición para determinados hombres que no se ajusta exactamente a la RAE. A mi santa y a mí la RAE se nos queda corta, que es exactamente lo que mi santa dice de algún hombre. Esos que pasan por su vida sin enterarse de que están vivos y no están solos.

No todos los viejos periodistas fueron periodistas, ni estuvieron locos, ni se dieron al vicio de meter el hocico, ni amaron las nocturnidades, ni se jugaron el futuro en la ruleta rusa, ni llegaron a tener tantos pecados que no les cabían en las alforjas de viaje.
Antiguamente también había periodistas correctos. Andan ahora echando de comer a las palomas en los parques, se apuntan a balnearios del Imserso, besan muy limpio las cabezas de los nietos. Y cuando se mueren, algún hijo les escribe un obituario asombroso. Como dios manda.
No hace mucho, uno de ellos pasó por mi casa. Un hombre bueno que escribía mal y no se enteró de nada durante los años que vivió como un periodista descafeinado y con agua. Delibes decía algo extraño: que para ser un buen escritor hay que ser una mala persona. No sé si esto se puede aplicar también al periodismo, sospecho que Delibes disparó al aire.
Este que digo pareció descubrir un mundo cuando habló de que una periodista joven, guapa y salá que ahora triunfa en la literatura tuvo una relación sentimental con el vicepresidente del gobierno. No dijo que el vicepresidente del gobierno tuvo amores con ella, sino que fue ella con él. El matiz diferencial del machismo blanqueado de bondadosa interpretación del pamemo.
Más explícita y nada pamema ha sido la periodista que ha contado después de muerta sus embestidas sexuales en una furgoneta con el Borbón cuando reinaba y no se había dado a la fuga. Nos ha dejado a muchos con el culo al aire la compañera. Tantos años callando lo que no tenía interés para la difícil marcha del país y va ella y lo casca.
En realidad la noticia está en los pamemos que ahora ven noticia en las numerosas relaciones sentimentales que hubo durante la transición entre políticos y periodistas de uno u otro sexo. Se veía venir, porque una cosa lleva a la otra.
Durante la dictadura la información institucional y política fue escasa y siempre controlada por periodistas adictos al régimen, varios de ellos directores de periódicos. La radio no podía hacer información propia y tenía la obligación de divulgar la oficial de RNE. Solamente existía una agencia de noticias privada, fundada en 1953 por Torcuato Luca de Tena. La agencia, alimentada de monarquía y derechismo, alcanzó su apogeo con José Mario Armero a quien tanto debe este país y tal vez no lo sepa. Quizás algún día habrá que contarlo, más allá de que fuera quien dio la noticia de la muerte de Franco.
Cuando nacieron las primeras cortes democráticas se derribó el muro que separaba a políticos y periodistas. Entonces unos y otros trabajaban. Y trabajaban juntos. Y pasaban muchas horas juntos.
Tanto políticos como periodistas tenían mucha hambre. Los políticos, gran mayoría de ellos llegados a Madrid de fuera, descubrieron el placer de hablar. Los periodistas, las posibilidades de contar. Que sí, que se juntaron las ganas con el hambre, y de ahí nacieron múltiples complicidades más allá de sus oficios.
Era tiempo de arrimar el hombro para vigorizar la libertad, incluso la libertad personal.
El amor es muy saludable. Incluso tiene efectos secundarios positivos. De todas estas relaciones se beneficiaron los ciudadanos que empezaron a saber qué pasaba en el país. Y pasaba que los ministros que juraban guardar el secreto de los Consejos de Ministros corrían al teléfono a contarlo todo nada más acabar las deliberaciones. Y en un tiempo de esperanza y ambiciones, nadie quería ser menos que un ministro. Porque escaseaban los pamemos y abundaban las lenguas largas. Qué gloria.
¿Amores? Pues claro, qué gran corazón el de aquellos años.
Romance de valentía entre la ministra y su jefe de prensa cinco días en Madrid y el sexto y séptimo descanso en una ciudad de provincias donde su marido espera. No digas que ahí no tienes una canción, Batanero.

DdA, XVIII/5.277

jueves, 29 de septiembre de 2022

FALLECE A LOS 110 AÑOS EN LEÓN EL CIUDADANO MÁS LONGEVO DE ESPAÑA

 Antonio alvarado 2022


El ciudadano leonés Antonio Alvarado Largo, el hombre más longevo de España, falleció en la tarde ayer a los 110 años. Nació el 8 de julio de 1912 en Remolina y murió en la residencia de ancianos de Vegaquemada, donde vivía con tres de sus hermanos, Isaac (100 años), Emilio (95) y Luis (90). Era uno de los hombres más reconocidos de la Montaña Leonesa, no solo por haber sobrepasado de largo la barrera del centenario, sino también por su carrera como alcalde socialista en el Ayuntamiento de Crémenes, entre 1987 y 1995, y por ser considerado el patriarca de la Lucha Leonesa. Alvarado fue pastor, minero, policía. Desde el pasado enero ostentaba el título del hombre más longevo de España, tras el fallecimiento Saturnino de la Fuente, también leonés, a los 112 años.


Esquela antonio alvarado


Con quince hermanos, tuvo que buscarse la vida desde una edad muy temprana. Sus padres intentaron darle un futuro muy habitual en aquellos años, ir a los frailes, pero no era lo suyo. Dejó 'la carrera de fraile' y empezó la de pastor, fue uno de aquellos valientes de la trashumancia que echaban a andar con el ganado en invierno hacia el clima más cálido de Extremadura. Después, en plena fiebre del carbón, se introdujo en la profesión de minero: "Cuando lo pienso me doy cuenta de que anduve los tres caminos que teníamos los mozos de Remolina en aquella época: o al seminario, que estuve; o  pastor, que hice la carrera; o minero", relataba el propio Alvarado.  


Con la llegada de la Guerra Civil tuvo que ir al frente y al terminar optó por cambiar de tercio y ser policía. Más tarde se convirtió en alcalde del Ayuntamiento de Crémenes por el PSOE desde 1987 hasta 1995, época en la que destacó por la transformación que llevó a cabo en este municipio de la Montaña Oriental Leonesa, algo que le granjeó el cariño y el reconocimiento de toda la comarca.


Antonio Alvarado pasó sus últimos años en la residencia de ancianos de la pequeña localidad Vegaquemada, próxima a Boñar, y conservó hasta sus últimos días su gran lucidez e innumerables recuerdos de su extensa trayectoria vital.


Diario de Valderrueda  DdA, XVIII/5.276

LIFTING DE CONCIENCIA


Paco Blanco Prieto

1

Llevar la democracia a la vida diaria, más allá de las urnas, conseguirá que el número de enviciados, politiqueros, despilfarradores, cínicos, electoreros, depredadores y oportunistas disminuya, porque la democracia, como el amor, no se dice, se hace, con respeto, tolerancia, honradez, verdad, competencia, entrega y generosidad.

2

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es una proclamación de intenciones escrita en papel mojado que está por cumplir desde su establecimiento en 1948, pues todos los seres humanos no son libres, ni tienen igualdad de derechos, ni se les otorga la misma dignidad, ni se comportan fraternalmente los unos con los otros, como reza en el primer artículo, pero sus redactores tranquilizaron las conciencias, aun sabiendo que tales derechos no se cumplirían.

DdA, XVIII/5.276