lunes, 16 de enero de 2023

CIPRIANO MERA: DE LA BATALLA DE GUADALAJARA A MAYO DEL 68*

Carmen Ordóñez

Dicen que si no vives como piensas, acabarás pensando como vives. Cipriano Mera fue un hombre, un anarcosindicalista, que no concebía otra forma de actuar que no estuviera guiada por sus convicciones y sus principios. Aunque sólo fuera por ello, este albañil madrileño ya merece ser recordado como un personaje de culto y como tal lo ha tratado La Linterna Sorda recogiendo en este volumen un resumen de sus diarios junto con comentarios, anécdotas y semblanzas de algunos que le conocieron y otros que le admiran. 

El plato fuerte de esta recopilación corre a cargo de Martín Bellaco, que hace un repaso de la biografía de Mera, poniendo especial énfasis en los años de la guerra, cuando éste tomó las riendas de la 14ª División del ejército republicano, donde luchaban aquellos hombres y mujeres que demostraron a los fascistas italianos que Guadalajara no era Abisinia. 

Precisamente de la 14ª División y de su periódico del mismo título nos informa Ana Muiña, que rescata la memoria de esta publicación, de notable repercusión entre las editadas como prensa de guerra. Cipriano Mera fue comandante, sí, del ejército republicano. Su liderazgo, al más puro estilo anarquista, se afianzaba al ser el primero en dar la cara y en dar ejemplo; también al situarse en la avanzada de los valores humanos. Y de ahí emanaba su autoridad. A pesar de su espíritu pacifista escogió, como muchos otros hubieron de hacerlo, la guerra contra el fascismo como un inevitable paso previo a la revolución pero impidió en sus filas cualquier acto de venganza personal, hasta el punto de ganarse el respeto de sus enemigos. Alguno de ellos testificó a su favor en las horas amargas del Consejo de Guerra que, no obstante, le condenó a muerte, pena que luego le fue conmutada. 

En esta recopilación de afectos, que recoge prácticamente todo lo publicado sobre su persona, surgen algunas voces de la agrupación Mujeres Libres, como Lucía Sánchez Saornil y Kyrolina, que visitaron el frente para conocerle; de otros cronistas, como Mauro Bajatierra y Eduardo de Guzmán, que estuvieron a su lado en la batalla. Voces como las de Mika Etchebéhère, que combatió en sus filas. También hablan sobre él personas tan dispares como Ramón J. Sender y Lucio Urtubia. 

Desde cualquier ángulo se dibuja una personalidad sin fisuras; un tipo de una pieza: noble, íntegro y honesto. La edición, a cargo de Agustín Villalba, presenta un material gráfico extraordinario, con más de un centenar de imágenes, la mayoría inéditas. La Linterna Sorda nos tiene acostumbrados a estas publicaciones de calidad, donde se percibe el cariño que hay detrás de tanto trabajo. 

La posguerra llevó a Cipriano Mera al exilio francés donde tuvo que asumir el mal trago de una CNT escindida y unas acusaciones inadmisibles contra él. En París, el hombre que aceptó ser comandante pero nunca quiso ser capataz, volvió al andamio. Cuenta su nieta que durante las jornadas de mayo del 68, el abuelo desapareció durante unos días, dejando en casa un atisbo de preocupación. Y es que el abuelo estaba de nuevo al pie de las barricadas. 

*CIPRIANO MERA. VIDA Y ACCIÓN DE UN ANARQUISTA DE MADRID. Martín Bellaco y otros autores: EDITORIAL LA LINTERNA SORDA (2022).

   DdA, XIX/5.351   

No hay comentarios:

Publicar un comentario