jueves, 14 de marzo de 2019

"VIVIR NO ES VIVIR SINO DARSE CUENTA"



Alicia Población Brel

Josep Maria Esquirol es profesor de Filosofía en la Universidad de Barcelona. Con Resistencia íntima recibió en 2016 el Premio Nacional de Ensayo, desarrollando lo que él llama la filosofía de la proximidad.
Menciona la importancia de la cotidianidad y pone la casa como elemento fundamental para encontrar esa intimidad y esa aproximación con los otros. Es el refugio al que tenemos la necesidad de volver, "volver al origen para poder orientarse". Es donde se comparte el pan con los compañeros que son quienes, literalmente, comparten el mismo pan.
La manera de relacionar las nociones que trata con el significado etimológico de las mismas me parece una forma brillante de poner en común lenguaje y pensamiento y, de esta manera, acercar la comprensión al significado real. Así explica uno de los conceptos que trata: "nihilismo", cuya raíz latina no es "nada" sino "nihil", literalmente "ne-hilum", "sin hilo", sin ninguna conexión, ninguna relación. De esta definición se entiende la importancia que se le ha dado al hilo en otras analogías (hilo de la vida, el del Laberinto (Ariadna).
Toca también la importancia del cuidado, a los otros y a uno mismo, y del peligro de convertirnos en narcisos, en absurdos, que son literalmente los sordos de oído, quienes no escuchan y están aislados del exterior. Con esta idea el autor evidencia  la importancia de escucharse como forma de cuidar y de resistir en el mundo. "Recordad que la Naturaleza nos ha dado dos orejas y una sola boca para enseñarnos que vale más escuchar que hablar" (Xenón de Elea).
El diálogo con otros es pues la esencia del lenguaje como amparo: "...un canto a dos voces que quita el miedo, como un tejido que protege y abriga, que liga que vincula con las cosas, con el mundo, con los otros". El silencio, sin embargo, es también necesario para encontrarse a uno mismo, "es un ejercicio de salida y acceso. Salida de lo que tapa (un mundo tecnificado) y acceso a la serenidad y la calma".
La memoria y la imaginación son otros dos conceptos que, como Belli, también Esquirol ha encontrado importante señalar. Son elementos fundamentales para salvarse. Paradójicamente, en este imperio de las imágenes en el que vivimos hay también una ausencia de imaginación, y es justo el fundamento para idear y concebir los cambios del mundo. La memoria, por otra parte, es también una forma de cuidado "como cuando alguien guarda un recuerdo... es una de las formas privilegiadas de cuidar. Ya decía Rousseau, quita la memoria y desaparecerá el amor".
El refugio, el escucharse, el dialogar, el silencio, la imaginación, la memoria son componentes fundamentales para vivir, para resistir a este insomnio que produce la homogeneidad de lo dominante. "Nos salvamos por los afectos", y precisamente, "la resistencia a la actualidad consiste en no ceder al dogmatismo".
"Vivir no es vivir, sino darse cuenta".

ENTREVISTA CON EL AUTOR EN EL BLOG DE LA AUTORA: RE(EN)SEÑAS 

                      DdA, XV/4114                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario