viernes, 8 de febrero de 2019

LA POLÍTICA COMO VIVERO DE CONTRADICCIONES


Jaime Richart

La prueba de que el filósofo Epicuro tenía toda la razón que jamás ha perdido al desaconsejar a sus discípulos de la Academia la política -¡lejos de la política!, les decía- son muchas situaciones que vive, unas veces, y presencia otras el ciudadano común casi a diario. Pues si pudiera ser cierto que la política es el único modo  de evitar la guerra, la forma de entenderla con su intransigencia y sus prejuicios y luego practicarla muchos políticos, es justo la causa de la guerra en ocasiones.

En la política doméstica se multiplican los ejemplos, aunque en parte es cierto que la tensión que generan con sus soflamas los políti­cos que se creen en posesión exclusiva de la verdad -como los dogmáticos en materia de moral y de trascendencia-, si no llegan a encender a militares extremistas, puede tener el efecto contrario y amortiguar la tensión en los cuarteles. Pues al fin y al cabo las cla­ves de las guerras en todas las naciones las tienen quienes manejan las armas para mantener el orden público y la defensa nacional. En teoría la defensa nacional, pues no pocas veces esas mismas armas se vuelven contra los propios compatriotas en guerra civil...

En la política doméstica, decía, los ejemplos no ya de comporta­mientos indeseables sino también los de cerrazón u obstinación de políticos que hacen pensar al adversario que su intención incluye la amenaza, esto es, llevar las discrepancias tan lejos que las hostilida­des verbales se conviertan en guerra, son ya en España habituales, y desde hace al menos veinte años también en Vene­zuela. Pero es que en la crisis de Venezuela, generada por los discon­formes con el resultado de las elecciones de mayo de 2018 ce­lebradas con la asistencia de cuantos observadores internaciona­les lo desearon, pero también crisis inducida por el país imperial que a su vez arrastra a gran parte de los europeos de occidente, obe­dece a un solo motivo: apropiarse a cualquier precio de las reser­vas de petróleo y demás riquezas del país, la cantinela de infini­dad de guerras y de los pretextos que preceden a la causa de fondo en casi todas las invasiones de un país por otro. Y ese mo­tivo, en tiempos tan lúcidos y trasparentes informativamente hablando como los que vivimos, de acuerdo a la lógica más elemen­tal, debieran neutralizar, anular, todos los demás -que las elec­ciones estuvieran manipuladas, que el presidente de Venezuela es un dictador, que el país ha empobrecido...-, que responden exclusi­vamente a la idea de servir de escusa o de tapadera del mo­tivo prin­cipal. Por eso Epicuro detestaba la política. Por eso la de­testo yo. Porque no sólo la política es un vivero de contradicciones, de fals­ías y de maquinaciones entre quienes la ejercen, es que conta­mina el razonar del ciudadano que acaba no viendo lo obvio y perdiendo el natural sentido de las cosas, el manejo ordinario del len­guaje y la construcción de la lógica formal.

Van a por el petróleo, y quienes controlan alimentos, medicamen­tos y recursos para las necesidades básicas, desde hace al menos veinte años vienen minando el sustrato social para que fra­case la política socializante. Y la mejor manera de lograrlo es des­estabilizar a fondo la vida de un país que, por culpa de artificios ajenos a esa otra política que trata de zafarse de la neoliberal, nunca acaba de vivir en paz.

En los países con solera democrática suficiente, principalmente eu­ropeos, todo esto que acabo de decir sobre la política y la lógica tiene también aplicación. Pero ninguno de ellos ha tenido como con­traste una guerra civil, un dictador durante cuatro décadas y un poder religioso de la influencia que sigue teniendo en España. Y eso marca unas descomunales diferencias. Por eso las élites econó­micas y sociales, también las élites políticas de una izquierda cada día más nominal, se aferran a un concepto de España dictatorial o antediluviano, sin salirse ni una micra del carril...

                  DdA, XV/4.082                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario