domingo, 6 de enero de 2019

LA UTILIZACIÓN DE NIÑOS COMO SUJETOS POLÍTICOS DE ODIO

Félix Población

Atención a este tipo de noticias, coincidentes con la llegada de un partido de extrema derecha a las instituciones democráticas en Andalucía: El diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid Hugo Martínez Abarca denunció hace unos días ante la Policía Nacional y ante el juzgado haber recibido amenazas de muerte en Twitter por parte de dos perfiles diferentes, uno de los cuales considera que pertenece a una red de "usuarios falsos que apoyan a Vox". El diputado ha confirmado que denunció las amenazas recibidas en su cuenta de Twitter por parte de dos perfiles distintos los días 23 de diciembre y 3 de enero, como adelantó eldiario.es. En el primer caso, un perfil le escribió tuits como "Tú eres escoria para España, estabas mejor fusilado" y "Si no es fusilado será apalizado".
 
La segunda noticia tiene que ver con el Partido Popular, que ha compartido y borrado luego un vídeo en el que un niño pide a su padre que lea la carta que ha escrito a los Reyes Magos. En ella, el niño repasa a sus ídolos musicales y lamenta su muerte antes de señalar que su presidente favorito es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

Aunque el tuit sólo ha permanecido unos minutos en la cuenta oficial del partido de Pablo Casado, ese tiempo ha sido lo bastante como para ocasionar un sucesión de duras y razonables críticas, de modo que lo que en principio parecía un sketch humorístico de un tal Ignacio de la Puerta se ha convertido en refriega entre el Partido Popular el Partido Socialista, que de inmediato ha solicitado en un tuit la condena por parte del presidente Casado de la deplorable e inadmisible publicación de semejante vídeo.

"Borramos y pedimos disculpas por el tweet anterior. No era nuestra intención ofender ni desear mal a nadie. Ha sido un error". Así ha resuelto el desaguisado el PP en un nuevo tuit, sin reparar acaso en que lo más grave de la publicación eliminada no es el propio texto -que pese a su mala baba y pésima gracia podría ampararse en la libertad de expresión-, sino la utilización de un niño para hacerle sujeto político de odio, tal como señala en su artículo de hoy Marta Martínez en eldiario.es, y esto sí que es rotundamente condenable:

"Utilizar a niños/as con fines políticos es común, y en la mayor parte de las ocasiones reprochable, pero convertirlos en sujetos políticos de odio es completamente inaceptable. No solo porque ellos (en la mayor parte de las ocasiones) no son conocedores del uso que se puede hacer de sus palabras e imágenes, sino porque pueden ser objeto de reacciones de otras personas que pongan en riesgo su buen nombre e incluso su seguridad".

Como pasadas ya muchas horas nadie de la dirigencia del Partido Popular ha condenado expresa y públicamente esa utilización -redifundida desde el propio partido-, todo hace pensar que la más negra sombra de la ultraderecha está dejándose sentir sobre el PP hasta tan afrentoso extremo para su dignidad democrática, si es que alguna le queda después de esto.

DdA, XV/4.055

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario