lunes, 21 de enero de 2019

ANTE UNA DERECHA QUE SUMA, ERREJÓN DESUNE PARA SUMAR


Félix Población

Lo bueno y también lo malo que tienen las alturas de la edad es que, desde su posición, son menores los encantamientos y se avistan y soportan mal los embelecos, sobre todo si estos son reiterativos y conducen a tropezar en la misma piedra.

No quise ver íntegramente, por estas razones, la dilatada entrevista que La sexta noche concedió el pasado sábado a quien desde Vistalegre 2 no se conformó con su derrota y ha esperado pacientemente la oportunidad de clavar su aguijón al partido que lo eligió como candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid. 

Lo del aguijón se lo debo a Marhuenda, con quien no comulgo, pero que en ese mismo programa hizo una cabal disección del problema planteado por don Íñigo, del que celebró su inteligencia sin renunciar a calificarlo de escorpión, criticando al tiempo la generosidad de Iglesias por situarlo tras su anterior aguijonazo en el puesto de candidatura desde el que ahora ha lanzado aviesamente el definitivo. Lo ha hecho de manera traicionera y cobarde, evitando encararse con el líder del partido, que disfruta de un permiso de paternidad, y al cumplirse un lustro de la fundación de Podemos. 

Es en estos casos cuando los que somos mayorcitos, peinamos muchas canas y estamos requemados de las taras de la izquierda, decimos aquello de yo de tipos así no me fiaría un pelo. Y lo decimos y reptimos porque la actitud, el discurso, las contradicciones y la tipología en conjunto de don Íñigo -sobre todo ante la pobreza de argumentos esgrimida el pasado sábado en el plató de La Sexta- nos recuerdan otras que luego se acomodaron con gusto a la política permisible, PSOE adelante, renunciando a la política necesaria. 

Apenas escucharía un cuarto de hora de la entrevista emitida en el citado programa, pero me pareció lo suficiente para tener una imagen intelectual y política muy devaluada de quien ha acabado haciendo de la marca política Más Madrid -la de la señora alcaldesa- la marca que acabará con la buena gestión de la señora alcaldesa en los últimos cuatro años. Ante una derecha que suma, don Íñigo, el que deseune, dice que así suma más, pasando por alto los efectos históricos que la desunión tiene en la izquierda.

                   DdA, XV/4.066                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario