domingo, 20 de enero de 2019

ADRIANA SALVATIERRA (29 AÑOS), PRESIDENTA DEL SENADO: "BOLIVIA ES JOVEN, BOLIVIA ES NUESTRA"


La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, asumió el viernes 18 de enero de 2019 la presidencia de la Cámara de Senadores y destacó el rol protagónico que tienen las mujeres y jóvenes en la política boliviana, informa Pressenza.



Adriana Salvatierra asume la presidencia del Senado de Bolivia. Imagen de Pressenza/Kandire.bo
Adriana Salvatierra asume la presidencia del Senado de Bolivia.
Tras su posesión en el hemiciclo del Senado, Salvatierra, de 29 años, destacó las transformaciones económicas, sociales y políticas que han sido posibles en Bolivia durante el gobierno del presidente Evo Morales, como la fundación del Estado Plurinacional y la promulgación de una nueva Constitución en 2009, bajo los principios de paridad y equidad, entre otros.
“De 1825 a 1952 pasaron 127 años para que las mujeres puedan votar y de 1952 al 2009 pasaron 57 años para que nos permitan volar. Luego se constitucionaliza, por primera vez, los principios de paridad y equidad y esto es lo que hoy nos permite tener una Asamblea Legislativa que tuvo el record del 51 por ciento de participación de mujeres, con lo que somos el segundo país en la región con representación femenina parlamentaria”.
Dijo también que hubo mujeres que abrieron una senda política y revolucionaria en el país, aunque en muchos casos fueron ignoradas por la historia, al señalar que el Acta de Independencia no mencionó a Bartolina Sisa, Juana Azurduy de Padilla y Ana Barba, “cuyo ejemplo de lucha seguirá”.
Salvatierra destacó asimismo que la nueva Constitución abrió el camino para que la juventud boliviana pueda ser parte del ámbito político nacional e internacional.
“Ahora yo estoy asumiendo la presidencia del Senado con 29 años, lo cual fue posible gracias a la transformación de la Constitución”.
Salvatierra agregó que desde la asunción de Evo Morales como presidente del Estado se abrió un nuevo camino para todos y Bolivia es considerada el ‘milagro económico’ de América Latina y un ejemplo por la importante participación de mujeres e indígenas en la política, entre otros sectores populares.
“Bolivia es nuestra, ya no es la Bolivia de la exclusión, segregación, de la frustración, sino que hoy es para los jóvenes una Bolivia de esperanza y de la posibilidad de materializar los sueños, porque Bolivia es joven y merece que los jóvenes hoy asuman un rol protagónico”, concluyó.

"Admiro a la gente que llega a tener el pelo blanco y sigue cuestionando los esquemas de dominación"

¿Qué se siente entrar en la historia como la más joven en presidir el Senado?
Hay expectativas y una sensación de preocupación, porque es una responsabilidad muy alta por lo que significa la institución y la edad. Hay una necesidad de renovar compromiso con este proceso, con nuestra historia, con todo lo que nos trajo a ser Gobierno y es la esencia que no podemos perder
Usted fue prácticamente criada en la política. Cuando su papá era ministro usted tenía 16.
No solo de ahí. Mi mamá es altamente política.

De perfil más bajo.
El problema no es perfil, sino su sentido de práctica política y su militancia. No la va a ver en los medios de comunicación pero sí defender sus causas, activa en las redes sociales por lo que cree y por lo que defiende. Mucho de la matriz de identidad de una persona también viene de la madre. Y mi madre ha tenido una vida mucho más dura que mi padre en realidad.

¿Militante de?
Militó en las juventudes comunistas, en Chile.

¿Mamá chilena?
Sí, se conoció con mi padre cuando fue refugiado en Chile y comenzó a militar en el MIR chileno por la junta de coordinación revolucionaria que existía entre el ELN y el MIR chileno

¿Cómo llegó a ser dirigente del MAS y a la senaturía?
No formo parte de la dirigencia del MAS, aunque mi organización sí se considera parte de juventudes del MAS. Hacíamos muchas actividades, por ejemplo, uno de los espacios que más nos visibilizó con otros compañeros fue la cumbre de jóvenes del G77. Esperábamos 2.500 personas y llegaron 6.000. Era una oportunidad de construir otra imagen de la juventud cruceña, que no era de la Unión Juvenil, ni la que pateó campesinos o quemó la sede de la Central de Pueblos Étnicos.

Se la ve como una imagen dura y dogmática dentro del MAS.
Bastante. Creo que se tiene esa percepción. Puede ser, creo que lo que más admiro es poder llegar a morir como vivimos, como dice Silvio. Admiro a la gente que llega a tener el pelo blanco y sigue cuestionando los esquemas de dominación, el capital, con otro tipo de teorías complementarias.

Se la liga a la figura de Gabriela Montaño. ¿Cuál será su estilo, más cercano a la dureza de Montaño o a la conciliación de Gringo Gonzales?
Planteeé a los senadores el desafío de terminar un mandato en el que el debate sea de ideas y no personal. Gabriela nunca ha reducido el debate a una confrontación personal y eso admiro de ella. Compañeras como Gabriela, Juana Quispe, Leonilda Zurita abrieron una senda por la que transitamos muchas mujeres del MAS. Además, con Gabriela tenemos la afinidad de que somos cruceñas y los cruceños tenemos un carácter similar. Además, Gabriela, como yo, se identifica con el feminismo. Este es un año en el que tenemos la necesidad de concertar.

¿Cuáles son los temas prioritarios en agenda?
Seguramente vamos a comenzar con el código procesal penal abreviado y el Sistema Universal de Salud.



DdA, XV/4.065

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario