lunes, 17 de diciembre de 2018

¿QUÉ HARÁ EL GOBIERNO DE LA DERECHA RADICAL CON LA MEMORIA HISTÓRICA EN ANDALUCÍA?

 Félix Población

Andalucía es una de las comunidades autónomas que tiene establecida una Dirección General de la Memoria Histórica, dependiente de la Consejería de Presidencia, así como una Ley de Memoria Histórica y Democrática centrada en aquel territorio, uno de los que de manera más brutal sufrió la represión franquista en los inicios de la Guerra de España. Se calcula, según datos de la Junta de Andalucía, que hay 708 fosas, con un total de 45.566 víctimas.

Entre los fines de ese departamento está -según leemos- el asentamiento en Andalucía de una cultura democrática, en cumplimiento de los derechos humanos, así como la construcción de un relato común y verídico de una realidad histórica objetiva. También se busca recordar, reconocer y reparar a los que padecieron por expresar sus ideas o murieron por defender los derechos de una sociedad libre como la que hoy disfrutamos; de cerrar definitivamente las heridas de las víctimas, reparando su sufrimiento y el dolor añadido por falta de reconocimiento.

La Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía tiene desde su aprobación como objetivo el de garantizar a la ciudadanía andaluza el derecho a conocer tanto la verdad de los hechos acaecidos como la protección, conservación y difusión de la Memoria Democrática como legado cultural de Andalucía.

No he leído hasta ahora, por parte de quienes con toda probabilidad van a formar gobierno en Andalucia gracias a la colaboración de la ultraderecha emergente, qué va a ocurrir con esa Dirección General de la Memoria Histórica, pero es de prever que la derecha radical no se conforme con ignorar la ley correspondiente -según hizo con orgullo el gobierno central que padecimos hasta hace unos meses-, sino que erradique departamento y derogue la citada ley.

Si esto fuera así, como cabe temer, es muy probable que aquellos textos de Anaya para la educación primaria en los que se eludía contar el brutal asesinato de García Lorca -de cuyos restos mortales se ignora el paradero- y la muerte en el exilio de Antonio Machado vuelvan a editarse, después de que la citada editorial nos asegurase su destrucción, una vez denunciada en los medios tan vergonzosa patraña.

                     DdA, XV/4.038                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario