domingo, 30 de diciembre de 2018

ODIO A YOLANDA MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

La placa homenaje a Yolanda González tras el ataque

Lazarillo

A Yolanda González la mató la derecha neofranquista (ultraderecha se la llamaba) en 1980. Han pasado casi cuarenta años y han tenido que pasar también muchos para que el Ayuntamiento de Madrid recordase y honrase a Yolanda poniendo su nombre a unos jardines del distrito de La Latina. Muy posiblemente, quienes por tres veces han atentado contra la placa  que recuerda a la joven en ese parque, no guarden en su memoria (por su juventud) la imagen de la militante del Partido Socialista de los Trabajadores, asesinada en un descampado de Madrid el 1 febrero de 1980, después de haber sido secuestrada. Todos cuantos vivimos la Transición tenemos esa fotografía de Yolanda bien grabada en la memoria. Quizá por eso, quienes instan a los ejecutores de esa tropelía reiterada sí tengan conciencia de la simbología que esa imagen tiene en el contexto de aquella época. Cuando el jefe del Estado habla del consenso que presidió la Transición, como un tiempo abierto a la concordia, los familiares de todos aquellos que en esos años lucharon por la democracia y fueron asesinados por ello, agradecerían una mínima recordación. Todos ellos dieron fe, con su juventud asesinada, de que una derecha radical y neofranquista (ultraderecha se la llamaba) no se atuvo a la imagen idílica que nos acaba de pintar Felipe VI por Navidad.
Dice el Ayuntamiento que repondrá la placa cuantas veces sea necesario, pero sería más provechoso dar con los vándalos para que no se crezcan.

                  DdA, XV/4.050            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario