lunes, 26 de noviembre de 2018

SE NOS FUE BERTOLUCCI Y "NOVECENTO" DEBERÍA VOLVER A VERSE EN LOS CINES


Félix Población 

Creo recordar que fue en el año 1977 cuando el periódico me mandó a informar de la edición de ese año del Festival de Cine de San Sebastián, que al parecer no quiso cubrir el titular entonces de la sección, el escritor y poeta Marcelo Arroita-Jáuregui, cuya ideología conservadora estaba reñida al parecer con el que todos consideraban primer festival de la naciente democracia española. Como tal, se iban a exhibir, sobre todo, dos films que marcaban una línea de ruptura con precedentes ediciones: Novecento y El imperio de los sentidos. Nunca había hecho crítica de cine antes, pero sí contaba con el precedente de haber escrito algunos artículos sobre teatro y eso fue lo que hizo que me estrenase en San Sebastián. Recuerdo haber visto ambas películas en compañía de una colega polaca con quien hice pronta y muy grata amistad, y que, una de las mañanas en que me dirigía a la sede del festival por la playa de La Concha, tuve la oportunidad de encontrame con Bertolucci y hablar con él durante un corto paseo. Todavía no había visto su magistral película, pero todo hacía prever que se trataba de una gran obra por lo que se había escrito de ella. De aquella conversación apenas recuerdo el asunto porque debió ser bastante convencional, pero sí algo acerca del cine, que para él venía a ser -en frase que interpreto más que transcribo literalmente- una suerte de foco de luz sobre las razones y emociones de una historia, que a su vez debía iluminar las del espectador. Ayer se nos fue Bertolucci y yo espero que en los cines de España se nos permita volver a ver ese extraordinario film como homenaje a su director.

PS. Decía Olmo, el protagonista: "Los fascistas no son como los hongos, que nacen así en una noche, no. Han sido los patronos los que han plantado los fascistas, los han querido, les han pagado. Y con los fascistas, los patronos han ganado cada vez más, hasta no saber dónde meter el dinero. Y así inventaron la guerra, y nos mandaron a África, a Rusia, a Grecia, a Albania, a España,... Pero siempre pagamos nosotros. ¿Quién paga? El proletariado, los campesinos, los obreros, los pobres".

                   DdA, XV/4.021