martes, 13 de noviembre de 2018

EN BOLIVIA ES EL VOTO POPULAR EL QUE ELIGE A LOS JUECES

Félix Población

Como en nuestra órbita informativa lo que sigue primando con relación a América Latina son las noticias acerca de la "desastrosa situación" que se vive en Venezuela, mientras se incide mucho menos o se pasa por alto que Bolsonaro en Brasil inicie un proceso para tipificar a los movimientos sociales como terroristas, tampoco tenemos en cuenta otras noticias más constructivas que deberían servir de ejemplo a países como el nuestro, afectado últimamente por un desprestigio mayúsculo del Tribunal Supremo, cuyos jueces son nombrados por decisión casi directa del poder público.

En España, el país al que el número dos del Partido Popular -todo un diestro expeledor a distancia de huesos de aceituna- define en Salvados con un verso de un poeta del viejo régimen ("el limpio orgullo de la historia de la raza), los políticos usan el dedo para nombrar el gobierno de los jueces (los veinte vocales del Consejo del Poder Judicial), que a su vez nombran también digitalmente a todos los demás colegas del Supremo. Y de ahí se pasa, como recuerda hoy Ignacio Escolar, a los presidentes de las Audiencias Provinciales, a los presidentes del Tribunales Superiores de Justicia de cada comunidad autónoma y a todos los jueces más importantes entre los que se encuentran hasta los sutitutos temporales de la Audiencia Provincial que investigan los casos de corrupción. A la justicia se llega por oposición, afirma Escolar, pero a la cúpula de la justicia, no.

Si iniciaba este artículo haciendo referencia a noticias más constructivas procedentes de América Latina que las orientadas a socavar el régimen de la República Bolivariana de Venezuela, lo hacía por algo que quizá no hayan leído en los medios de comunicación que sí insisten en esa línea informativa. ¿Sabían que en Bolivia seis millones y medio de ciudadanos y ciudadanas eligen a los 52 magistrados del organismo judicial? 

Lo hicieron hace un año, repitiendo lo que aquella república les permite desde 2011. Un total de 597 candidatos fueron postulantes para esas elecciones celebradas el pasado 3 de diciembre. De ellos, 96 fueron preseleccionados por la Asamblea Legislativa Plurinacional (en base a sus méritos académicos y laborales). De estos, 18 serán electos como magistrados para el Tribunal Supremo de Justicia (9 titulares, 9 suplentes); 18 para el Tribunal Constitucional Plurinacional (9 titulares, 9 suplentes); 10 para el Tribunal Agroambiental (5 titulares, 5 suplentes); y 6 para el Consejo de la Magistratura (3 titulares, 3 suplentes). Estos jueces, al igual que el resto de las autoridades públicas por elección popular, son revocables. El tiempo de sus funciones es de 6 años, sin posibilidad de reelección.

En efecto, Bolivia es el único país del mundo que elige a sus jueces mediante el voto popular. Todavía recuerdo cuando el presidente de esa república visitó por primera vez el nuestro y hubo medios que hicieron chanzas sobre su chompa. Fue hace doce años y Bolivia sigue siendo el país que más crece en América del Sur. No lo dice un medio bolivariano ni bolchevique, sino la BBC.

Léase también@Dando lecciones: El rey ofrece a Perú apoyo contra la corrupción. (El País)

                     DdA, XV/4.011