viernes, 5 de octubre de 2018

LA VOZ PERDIDA [ANGELINA GATELL HALLADA]

La imagen puede contener: texto

Félix Maraña

El segundo de los libros que propongo –obedeciendo a Fran Espinosa, que me incitó a la tarea–, libro sobre el que llamo con urgencia la atención, es este: "La voz perdida /La veu perduda" (Visor), de nuestra querida Angelina Gatell Comas, poeta por y para siempre. El título obedece al testimonio y consideración de Salvador Espriu, quien en una carta a Angelina, le escribe: "Llàstima que per culpa de les circumstàncies la nostra llengua hagi perdut una veu com la seva". No puede perderse una voz de una poeta, que aprendió los primeros signos, tonos, acentos de la vida, en catalán. Y este poemario, que Angelina terminó apenas unos meses antes de morir, nació en catalán, y aquí aparece en las dos lenguas, porque la voz poética de Angelina determina un tiempo histórico, unos sentimientos, miradas y congojas, y una construcción armónica, que le sitúa en la historia de nuestra poesía en primera fila. Angelina quiso escribirlo en su lengua materna. Su sobrino Jordi Grau Gatell le ayudó a revisar algunos términos, y el poeta Miguel Sánchez Gatell, hijo, tradujo al castellano la mayor parte de los poemas, traducción que ya había iniciado Angelina antes de irse. Joan Margarit, poeta siempre, a quien va dedicado el último poema del libro, prologa este volumen que recomiendo vívamente. [Para conocer el grueso de la poesía en castellano de Angelina Gatell, acudid a los libros publicados por Bartleby, con el aliento de Pepo Paz Saz y Manuel Rico.


DdA, XV/3972