viernes, 21 de septiembre de 2018

¿QUIÉNES MATARON AL CONCEJAL JAVIER ARDINES, DÓNDE ESTÁN Y POR QUÉ LO HICIERON?



Félix Población

Utilizo el verbo en plural porque, a juzgar por quienes investigan el caso, a Javier Ardines no lo pudo matar una sola persona a golpes, dado que el concejal era un hombre fuerte y hubiera ofrecido resistencia suficiente como para saber defenderse de un solo agresor. Lo probable es que fueran dos o más individuos los que lo atacaran, quedando de todo punto descartado que fuera para robarle, comprobado a través de la autopsia que después de ese ataque fue estrangulado. 

Ha pasado ya algo más de un mes desde su asesinato (16 de agusto), la investigación sigue su curso y Llanes entera está pendiente de los más mínimos avances que se puedan dar para descubrir a quienes acabaron con la vida de una persona tan íntegra y cabal, cuyo único objetivo como concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Llanes fue trabajar en pro de su pueblo y defender los intereses generales por encima de los que, en una zona de las más ricas de Asturias a causa del turismo, genera el caciquismo y la especulación. Cabe preguntarse si Javier quiso erradicar estos intereses y lo pagó por ello. 

También se preguntan los investigadores que llevan el caso por qué Ardines falleció a setenta metros de su coche, que dejó con el motor en marcha y la puerta del conductor abierta antes de ser asaltado probablemente por dos o más personas. Se sopesan varias hipótesis: que el concejal hubiera intentado huir -posibilidad que sus familiares y amigos descartan por el carácter firme y valiente del fallecido, hombre además de complexión fuerte-, o que hubiera perseguido a alguien.Tampoco se descarta que saliera al encuentro de una persona, conocida o no, que viera algo en el camino o que hubiera sido objeto de un engaño o una trampa. Un vecino de la zona declaró que oyó voces como de una fuerte discusión, pero eran las seis de la mañana y no se atrevió a salir.

Aunque los investigadores mantienen un mutismo total para evitar filtraciones que desbaraten sus pesquisas, personas que estuvieron en el lugar del crimen el día 16 y que recorrieron los 70 metros que separaban el cadáver del vehículo aseguraron que, al menos a simple vista, no había rastro alguno de sangre o indicios que sugirieran una pelea en ese trayecto, por lo que suponen que el ataque se produjo justo en el lugar del crimen. La Policía Judicial mantiene abiertas todas las líneas de investigación. Los agentes recogieron testimonios de personas del entorno personal y profesional de Ardines, incluidos vecinos de la parroquia de Pría, y revisaron palmo a palmo el entorno del lugar del crimen. El objeto contundente con el que el edil fue golpeadono no ha sido hallado.

 A Ardines se le quería en Llanes, pero había alguien que le odiaba hasta llegar a lo que hizo

Cuantos más días transcurran, más habrá que considerar la posibilidad de que el atentado que acabó con Javier Ardines  fue planeado de tal modo que las pistas para dar con sus ejecutores fueran de muy difícil averigüación. ¿Se trata de un asesinato político?, se preguntaba ayer El Confidencial con un titular de tintes amarillentos que caso pueda responder a la realidad: Miedo y asco en Llanes: el asesinato del concejar Ardines destapa un lodazal. Puede que sí, puede que no -posigue el redactor del reportaje-, pero tres cosas están claras: 1) el concejal se había ganado muchos enemigos durante su acción de gobierno; 2) Llanes está inmerso en un tortuoso proceso de transición política, y 3) el asesinato ha visibilizado un lodazal de corrupción tan característico del concejo como sus idílicas playas. 

Quien fuera concejal de Medio Rural, Playas y Personal seguía viviendo de la pesca. Renunció a su salario municipal (dietas incluidas) cuando fue elegido en 2015, tras ganar la alcaldía un inédito cuatripartito transversal (Vecinos por Llanes, IU, Foro Asturias y PP) que acabó con 28 años de reinado del PSOE (siete mayorías absolutas entre 1987 y 2015). Enrique Riestra (1977), alcalde de la localidad vinculado a Vecinos por Llanes, habla en ese reportaje de “clima tóxico”, de decenas de trabajadores municipales “puestos a dedo” por el PSOE, de “sabotaje” interno permanente a su Administración. Riestra habla, en definitiva, como alguien harto de que cada mínima tarea municipal sea un Vietnam. "El ayuntamiento tiene 160 trabajadores en nómina. Muchos de ellos entraron enchufados; 50 de ellos reman para atrás y otros 50 no reman. Avanzar en un barco así es casi un milagro”, aseguran fuentes municipales.

Ardines propició tanto la formación del cuatripartito —todos contra el PSOE— como la batalla política posterior: o cómo gobernar un ayuntamiento cuando tienes a la mayoría de sus trabajadores en contra. El edil, encargado del personal, impulsó una convocatoria pública de empleo (OPE) porque muchos ‘funcionarios’ llevaban ocupando plaza de forma provisional e irregular desde tiempos inmemoriales (algunos más de 20 años). A Ardines, en definitiva, le gustaba pisar charcos -leemos en El Confidencial-. “Hay que ser consciente de que quien ostentó el poder tantas décadas [PSOE] no quiere soltarlo y que si en las próximas elecciones no vuelven a gobernar, el chiringuito de Llanes se rompe. Es una casualidad seguramente que gran parte de los trabajadores del ayuntamiento sean militantes del PSOE”, dijo el concejal al diario El Comercio meses antes de ser asesinado.

Además de esa cuestión hay otra que no se debe desestimar, teniendo en cuenta la masificación turística que viene sufriendo Llanes en los últimos años: el frenazo al último Plan General de Ordenación Urbana, ideado por los socialistas —y tumbado por el cuatripartito— preveía la construcción de 13.000 nuevas viviendas en un municipio donde viven 14.000 personas. El plan, según el alcalde Riestra, estaba “hecho a la medida de los especuladores”. Ejemplo concreto: se proponía la creación de 826 nuevas viviendas en pueblos de la zona (Lledías) con 230 vecinos y sin saneamiento ni alcantarillado.

¿Quiénes mataron a Javier Ardines, dónde están y porqué lo hicieron? ¿Sabremos finalmente quiénes mataron a Ardines? Se habló de que Ardines puedo haber destapado un caso de corrupción y que eso habría podido tener relación con el crimen. Las preguntas siguen en el aire que orea uno de los concejos turísticamente más superexplotados de Asturias. La última noticia sobre la investigación que se lleva a cabo para descubrir a los asesinos del concejal pescador está en una cámara en la salida de la A-8 a Naves y Ribadesella, que podría haber grabado a los autores  del crimen si se hubieran dirigido a Oviedo después de cometer el crimen.


A la muerte violenta de Ardines se le ha unido anteayer otra en el mismo concejo, también en anómalas circunstancias y sin aparente relación con la primera, la del hostelero Joaquín Criado, vecino de Posada de Llanes, de unos 55 años, cuyo cadáver apareció flotando en las inmediaciones de la playa de Portiellu, en la localidad de Cue, sin que esta vez hubiera señales de violencia. 


                         DdA, XV/3958