lunes, 17 de septiembre de 2018

LA POLÍTICA SIN VERDAD CORROMPE LA DEMOCRACIA

La cita del día, válida desde hace tiempo para este país nuestro donde no se deja de hablar de corrupción día tras día, la aporta mi estimado profesor Ricardo Robledo, con un fragmento del artículo firmado por Milagros Pérez Oliva en el El País Catalunya, publicado ayer. En opinión de este Lazarillo, la política en España se está desvinculando de la verdad hasta un extremo en verdad alarmante desde hace muchos años, por lo que la cita que hace la articulista de Arendt (1906-1975) resulta de todo punto pertinente. ¿Llevamos cuatro décadas haciendo crecer esa desvinculación? ¿Cuándo empezó todo?:
  

En "Verdad y mentira en la política", Hannah Arendt nos advierte de que cuando la política se desvincula de la verdad, corrompe la democracia desde dentro y convierte el poder en una máquina de destrucción. No se refiere a la verdad metafísica, sino a la verdad factual, la que se basa en el respeto por los hechos y permite una deliberación pública ajustada a la realidad. Quienes desde el poder desprecian la verdad, corroen la democracia. Arendt ya advirtió sobre los peligros que entraña utilizar la capacidad persuasiva de la propaganda para tratar de que la realidad se adapte a la teoría, de las consecuencias de supeditar la interpretación de los hechos a las propias creencias y de desentenderse de lo posible para sustituirlo por lo imaginado. Cuando los políticos intentan confundir y pretenden que su interpretación interesada y distorsionada de los hechos sea creída como una verdad, están corrompiendo la democracia. Y si cuando dicen defender una causa ilusoria lo hacen además para defender determinadas posiciones de poder, están incurriendo en un engaño deliberado.


DdA, XV/3954