miércoles, 8 de agosto de 2018

CASADO, AL SUPREMO, Y SORAYA SÁENZ A LA ESPERA

Félix Población

Vaya por delante que con lo que sigue no pretendo ensalzar a doña  Soraya Sáenz como posible lideresa del Partido Popular, pero es lo cierto que no hay comparanza entre el currículum de esta señora que estuvo con don Mariano en la vicepresidencia del Gobierno y el de quien preside desde hace semanas el Partido Popular, y que ahora va a tener que responder ante el Tribunal Supremo de su trayectoria académica.  

A la señora ex vicepresidenta la avala un premio fin de carrera en los estudios de Derecho y la consecución de su profesión como abogada del Estado después de una duras oposiciones que requerían el estudio de hasta quinientos temas durante cuatro años. Hay algo en doña Soraya, con cuya personalidad política disiento totalmente, que me hace creer en una mujer voluntariosa y con indudables ambiciones en el partido en el que milita. 

Por eso, y porque ese partido (PP) ha preferido a Pablo Casado -a pesar de las dudas que ofrece su máster a los ojos de la jueza Carmen Rodríguez Medel-, presiento que las aguas deben estar o seguir muy revueltas en la calle Génova. Frente a una candidata que luce un currículum y una voluntad de estudio como la de doña Soraya, Casado lidera por ahora al Partido Popular cuando sobre él pesa la sospecha de que su máster ha sido un regalo académico de la Universidad Rey Juan Carlos, cuajado de absentismo y extrañas convalidaciones. Tiene además el nuevo presidente del PP un negro precedente en esa misma institución, resuelto con una dimisión institucional y abandono de la política -aunque fuera de modo indirecto- en la persona de Cristina Cifuentes, que de aspirar a lideresa se quedó en nada.

Hay quienes piensan que la señora Sáenz de Santamaría está a la espera de lo que ocurra con su camarada Pablo para hacer valer su personalidad pugnaz y ambición contrastada, así  como el notable apoyo con el que contó en las primarias,  para enmendar así el gran error de su partido eligiendo a Casado. Electoralmente, además, duplicar con don Pablo la imagen de Rivera a modo de líderes gemelos, no creo que sea lo más idóneo para el porvenir del Partido Popular, a no ser que lo que se pretenda sea confundir al elector con dos partidos que son en el fondo el mismo.

Léase@: Dirigentes del PP que apoyaron a Sáenz de Santamaría aventuran una nueva pugna interna si Casado es imputado. Eldiario.es


DdA, XIV/3920