lunes, 18 de junio de 2018

SE DESPERDICIAN ALIMENTOS QUE INFLUYEN EN EL CAMBIO CLIMÁTICO DE UN PLANETA CON MUCHO HAMBRE

Félix Población

Katharine K. Wilkinson  forma parte fundamental  de Drawdown, un proyecto que agrupa a personas del ámbito de la investigación, la política, la universidad, el mundo empresarial, la ciencia y el activismo. Con ese trabajo se trata de presentar ante las instituciones y los ciudadanos en general otra visión sobre el cambio climático al objeto de revertirlo. 

En Drawdown: The Most Comprehensive Plan Ever Proposed to Reverse Global Warming (Drawdown: el plan más completo jamás propuesto para revertir el calentamiento global), se expone el ideario, que todavía no ha sido traducido al español y que ha tenido gran difusión en Estados Unidos. Según este estudio tenemos el conocimiento, la tecnología y la capacidad para revertir el desastre, pero no hemos sabido explicar cómo hacerlo y, por tanto, nuestra manera de afrontar la solución de forma conjunta está siendo un fracaso. 

Una de las respuestas que puede llamar la atención al lector entre las que Wilkinson da al periodista de El Salto que le hace la entrevista en el último número de esta publicación es que la alimentación tiene un gran impacto en el cambio climático.Tenemos toda una serie de cambios posibles en lo que respecta a prácticas en la agricultura y ganadería que pueden reducir las emisiones. El desperdicio de comida está entre ellas. Lo que también sorprenderá a muchos es que es la solución número tres de la lista. Alrededor de un tercio de la comida que producimos en el mundo no se consume. Como imaginarás, en esa producción se han creado muchísimas emisiones. El desperdicio de alimentos genera el 8% de los gases de efecto invernadero". 

Alrededor de un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale aproximadamente a una cifra que ronda los 1.300 millones de toneladas al año. Esto significa obligatoriamente que cantidades enormes de los recursos destinados a la producción de alimentos se utilizan en vano, y que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la producción de alimentos que se pierden o desperdician también son emisiones en vano.  

Mientras el planeta enferma, alrededor de 795​ millones de personas que lo habitan no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa.

DdA, XIV/3881