lunes, 16 de abril de 2018

QUE SE DESPEGUE ERREJÓN Y TENDREMOS DOBLE PEGADA DE LA DERECHA DOBLE

Lazarillo

Como mi querida amiga María me insiste, leo por fin la información de Andrés Gil en eldiario.es, un medio al que veo proclive a una competición virtuosa (dixit Íñigo) con el PSOE por parte de Podemos. Sumarios:

El partido ha accedido a que las primarias para la lista y el candidato sean simultáneas, como exigía el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político 
Errejón, sin embargo, reclama para sí independencia para el diseño de la candidatura, una suerte de Ahora Madrid autonómico con un liderazgo que conecte con el electorado sin intermediarios
Los partidarios de Errejón, no obstante, terminaron apoyando a última hora del domingo el reglamento de primarias.

Informa Gil: "Hace poco más de un año eran dos proyectos diferentes [Iglesias/Errejón]. Tanto, que compitieron por el control político y organizativo del partido. Ahora, 14 meses después de aquel Vistalegre 2 que venció Pablo Iglesias y cuando toca aplicar el acuerdo por el que Íñigo Errejón aterrizaba en Madrid como candidato en las autonómicas, la situación vuelve a tensarse. Errejón quiere su propia candidatura; su lema; su caravana; su diseño de campaña; y tener capacidad de veto ante la junta electoral –algo inédito en un candidato– a la hora de registrar nombres, orden de candidatos y logos, por ejemplo.

Para su equipo, son los requisitos para no ir "maniatado"; pero lo cierto es que es un pulso para configurar una estructura al margen del partido y la construcción de un imaginario político despegado de Podemos; resignificando el espacio político y la confluencia con otros actores –como Izquierda Unida– bajo un nuevo liderazgo que conecte directamente con el electorado sin intermediarios: Íñigo Errejón".
El titular de la información de Gil es muy elocuente: "El pulso de Errejón a Iglesias: cuando el candiato se quiere despegar del partido". Hay quien celebra estas noticias en Ferraz y puede que hasta trabaje porque se den. A ver si con tanto despegar, la doble derecha que viene nos pega el doble, como enseña la historia y no aprendemos.

DdA, XIV/3821