lunes, 5 de marzo de 2018

DETIENEN AL CABECILLA DE LA MOVIDA DE LOS PENSIONISTAS


Félix Población

Hemos leído todo tipo de comentarios irónicos o sarcásticos sobre la valoración hecha por representantes del vigente gobierno y dirigentes del Partido Popular acerca de las manifestaciones de los pensionistas, que es de esperar se sigan prodigando y creciendo en las próximas semanas en todas las ciudades del país. 

Las declaraciones del presidente del gobierno recomendando planes de pensiones privados, a modo de complemento, así como las de algún ministro o ministra y las del portavoz parlamentario del PP, vienen a incrementar el grado de indignación que en su día provocó la cínica carta de la señora Báñez a los jubilados, por lo que es muy posible que tanto el gobierno como el Partido Popular estén empeñados en echar más gasolina al incendio provocado con la limosna del 0,25.

Tal como hiciera el extinto caudillo, cuya recomendación de no meterse en política forma parte de la consigna recibida durante la dictadura para que nuestra juventud discurriera en paz, en todo conflicto que tenga por protagonista a una ciudadanía indignda -ya sean los pensionistas o las mujeres en huelga-, el partido en el gobierno hace uso del término politización como aval para censurar las razones que lo provocan, como si la política solo consistiera en ser devoto oficiante de los mandados de la oligarquía financiera global, según su mismo ejemplo. 

Siguiendo con este mismo argumento, el PP ve en las manifestaciones de los jubilados una mano partidista -en este caso de Unidos Podemos-, capaz de movilizarlos, sin reparar en que quienes peinan canas, acumulan decenios de trabajo, han levantado a este país, combatieron en muchos casos contra la dictadura y por los derechos que les asisten, tienen sobrada experiencia y razón para juntarse y recapitular a fin de que no les esquilmen.

Por suerte, en medio de este clima de enojo que se va incrementado entre quienes están moviendo la repulsa ciudadana al gobierno de un partido corrupto, no faltarán viñetas como la que ilustra este comentario. ¿No me digan que no les apetece volver a ver el film El cochecito, de Marco Ferreri, basado en la obra Pobre, paralítico y muerto (1960), de nuestro llorado Rafael Azcona, el más lúcido guionista de nuestro cine?

DdA, XIV/3784