lunes, 19 de febrero de 2018

PUEDE QUE A LOS PENSIONISTAS LES TOQUE DEFENDER LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES

Aprovechando el billete que nos aporta Goti del Sol, de quien este Lazarillo siempre celebra sus gotas críticas, recurro a las declaraciones expuestas por la catedrática emérita de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona Miren Etxezarreta en una entrevista concedida recientemente al reportero Gonzo en El intermedio. La profesora alude al sistema financiero global como el gran buitre que pretende hacerse con el suculento monto dinerario de las pensiones en España. Yo al sistema lo llamo dictadura, porque no hace más que constreñir los derechos sociales y las libertades públicas, y su estrategia es ir avanzando en todo tipo de recortes de modo paulatino y taimado, a fin de evitar con un mensaje falaz que se pueda producir una dura reacción de resistencia por parte de la ciudadanía, de la que parece estar ausente por ahora la juventud actualmente en paro, que en el futuro se puede ver seriamente perjudicada. Creo, por eso, que ante esa ofensiva en toda regla contra las pensiones públicas a la que estamos asistiendo, está en la palabra, la protestas y el voto de los jubilados la defensa no solo de sus derechos y cotizaciones, sino de su dignidad como trabajadores y descendientes de aquellos que lucharon por lo que hoy tenemos y nos quieren ROBAR. A este respecto es de recordar lo que el economista Santiago Niño-Becerra dijo el año pasado en un foro sobre El presente y el futuro de la economía, con relación a las pensiones y al Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Indicó que en 2018 no habría dinero para asumir el pago de las prestaciones y eso implicaría tomar medidas tales como eliminar las pagas extras a los pensionistas, reducir el importe de la pensión máxima y, probablemete, crear un impuesto para financiar las pensiones. De todo esto lo que viene circulando por los mentideros últimamemente, y sobre lo que cada vez son más insistentes los rumores, es la posibilidad de que las pagas extras se esfumen este año. Me pregunto si habría una respuesta masiva y rotunda en las calles ante semejante latrocinio. No olvidemos que en Grecia se llegaron a reducir en un 40 por ciento las pensiones y ese país va por delante en la experiencia, porque Portugal, por desgracia, sigue sin servirnos de ejemplo. Aquellas organizaciones políticas y sindicatos que pretenden defender los derechos amenazados de los pensionistas, están tardando ya en presentarse en sus centros sociales para hacer campaña de concienciación de lo que está en juego. Se debe hacer ahora y no cuando se busca sólo su voto, porque nunca como ahora ha sido más necesario y urgente.
La gota de Goti:La dama francesa de alto copete ya dijo que si los hambrientos carecían de pan, que se alimentasen con brioches. El rey destronado reprochó a su ministro por la subida de salarios con todo un análisis sociológico: "hace usted muy mal, que luego se lo gastan en vino". Algunos estudiosos recomiendan a los futuros pensionistas que se abstengan de tomar café y guarden las monedas para asegurar su vejez. Es fácil observar que se trata de una corriente de pensamiento que se prolonga a través del tiempo, impulsada por aquellos que carecen del más mínimo conocimiento de la realidad social en la que viven, encerrados en su torre de cristal, y con un más que evidente desprecio hacia la chusma de inferiores que tienen la osadia de reclamar mejoras en sus condiciones de vida. En nuestras manos está que estos nuevos mantenedores de la desigualdad sigan el mismo camino que la damisela y el monarca.

DdA, XIV/3772