miércoles, 21 de febrero de 2018

A PENSIONISTAS MÁS RICOS EN ALEMANIA, PENSIONISTAS MÁS POBRES EN ESPAÑA




Félix Población

Si el lector tiene la curiosidad de revisar con toda la flema de la que sea capaz alguno de los objetivos de la Comunidad Europea podrá leer, en el apartado referido a la economía y finanzas de los Estados miembros, algo tan bonito como lo que sigue: Entre los retos que afronta la Unión Europea, está la consolidación de una mayor coordinación económica, financiera y presupuestaria, que permita responder ante situaciones económicas desfavorables para sus 332 millones de ciudadanos que comparten el Euro

Lo tengo en cuenta a la hora de valorar la situación por la que pasan ahora mismo los pensionistas en Alemania y en España, donde llevamos cinco años perdiendo poder adquisitivo y se nos acaba de insultar y menospreciar con una subida del 0,25 por ciento, aparte de ver como el Fondo de Reserva ha sido saqueado durante los seis años de gobiernos del Partido Popular, al que ha votado un 66 por ciento de nuestros jubilados. 

El gobierno alemán acaba de anunciar una fuerte revalorización de las pensiones, que a partir del próximo 1 de julio se incrementarán un 4,25% en el Oeste del país y un 5,95% en el Este, lo que supone la mayor subida de los últimos veintitrés años, según ha confirmado el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. La medida beneficiará a algo más de veinte millones de pensionistas alemanes. 

Esa notable subida es consecuencia de la buena situación del mercado laboral, del crecimiento de la economía y del aumento de los salarios, según declaró la ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, Andrea Nahles, quien subrayó que "se trata de una buena noticia, particularmente en tiempos de bajos tipos de interés". 

Aquí en España, o en Grecia, en lugar de sentirnos aludidos por el agravio comparativo, deberíamos felicitarnos. Posiblemente estos datos repercutan en un incremento notable de la llegada de turistas alemanes jubilados a nuestras costas, afanosos de sol y playa, donde serán atendidos amablemente por representantes del nutrido precariado juvenil autóctono, gente que después de haber acabado una carrera universitaria, pongamos por caso, se ve obligada a trabajar temporalmente de cualquiera cosa durante muchas horas y por un salario basura.

DdA, XIV/3774