jueves, 25 de enero de 2018

¿Y SI PSOE Y CIUDADANOS FUERAN LA GRAN COALICIÓN?



Félix Población

Ayer tuvimos noticia de un capítulo más del largo cronicón de la corrupción política en España, que no sazona sino atiborra desde hace demasiados años la vida pública y mediática de este sufrido país. 
El ex secretario general del Partido Popular (PP) en Valencia, Ricardo Costa, declaró en la Audiencia Nacional que la financiación ilegal de su partido era una actividad dirigida desde la cúpula en la que él participó siguiendo instrucciones:” Lo supe, no lo impedí, omití mi obligación de denunciarlo y estoy dispuesto a asumir las consecuencias”. 
Estas declaraciones no afectaron para nada a su jefe mayor, don Mariano Obviedades y Gazapos, que se limitó a levantar los hombros, oiga usted, en la entrevista que ayer mismo le hacía Alsina en Onda Cero, después de haber apoyado expresa y públicamente en una plaza de toros –por delante, por detrás y al lado- a quien presidía por entonces al Partido Popular de la comunidad valenciana, Francisco Camps, el trajeado. Bien pensado, no cabe otra actitud -salvo la dimisión- en quien lleva mucho tiempo siendo más que salpicado por la corrupción que afecta a su partido, por más que esa indifrencia sea insultante.
En medio de un país que parece anestesiado ante la reiteración de esas lacras, como si a base de repetirse los hechos sin consecuencia penal alguna el respetable acabara por ser indiferente al latrocinio que sufre, intuyo ahora un interés mediático mayor por ampliar la resonancia de las mismas en contra el partido en el Gobierno ¿Estamos ante el inicio de una campaña en pro de sustituir al PP por su marca blanca, ante la eventualidad de que el partido fundado por Fraga avanza hacia la debacle?
Si eso se diera, y bien podría ocurrir en las próximas elecciones generales, aunque Ciudadanos no obtuviera los suficientes votos para ganar por mayoría, sí podría contar con la colaboración de ese Partido Socialista cada vez más reconvertido en el que estuvo bajo la tutela de la comisión gestora que traicionó a Sánchez y ahora Sánchez parece acatar, en contra del que dijo ser para volver y de la militancia que lo eligió. 
Tendríamos así la gran coalición a la alemana, tan del gusto de la dictadura mercantil que ordena y manda, y predicen las coincidencias de pareceres sobre Ciudadanos entre Felipe González y Aznar el de las Azores.

DdA, XIV/3755