lunes, 29 de enero de 2018

SAN ISIDORO, CAPILLA SIXTINA DEL ROMÁNICO Y CUNA DEL PARLAMENTARISMO



Félix Población

Al final vamos a tener que agradecer a don Mariano Obviedades y Gazapos, presidente del Gobierno y pelotero mayor de la Gran Bretaña, su garrafal error de situar en el Reino Unido la cuna del parlamentarismo y no en su tierra de niñez, León, a la que acaba de visitar sin pedir disculpas por su ignorancia. 

Después de muchísimos años de ausencia desde que en España disfrutamos de Parlamento, el rey Alfonso IX dispondrá en León de una estatua en bronce de una tonelada de peso y más de dos metros de altura. Estará ubicada en la Plaza de San Martino de la ciudad, frente por frente a la basílica de San Isidoro, lugar en el que se celebraron las Cortes de 1188 bajo aquel reinado y que han dado a León el muy preciado título que le otorgó la Unesco.

Se trata -leo- de un proyecto impulsado por el empresario de origen leonés Acacio Rodríguez, presidente del Grupo Felguera, y persona apasionada por la historia, quien durante la visita a una fundición quedó fascinado por los diseños del escultor extremeño Estanislao García Olivares. Tanto, que contacto con él y adquirió un boceto de Alfonso IX por el que también se había interesado la Diputación de Badajoz, y que a raíz de la metedura de pata de don Mariano viene que ni pintado para dispensar al monarca una merecida y tardía reparación.

Sumará de ese modo León, a la llamada Capilla Sixtina del Arte Románico, atesorada en las seis frías bóvedas de citada basílica con sus impresionantes pintura murales, un segundo escenario digno de visita y homenaje a la figura del Alfonso IX, al que también se debe la creación del Estudio General de Salamanca, precedente de la actual universidad, una de las más antiguas de Europa y cuyo octingentésimo aniversario celebramos en 2018. 

Digo yo que también en las ciudad del Tormes merecería ese rey algún reconocimiento similar por el valor que le concedió al saber y la palabra, ejemplos siempre a seguir.


DdA, XIV/3758