lunes, 29 de enero de 2018

MÁS MONARQUÍA EN ROSA EN LA PRENSA CORTESANA


Lazarillo

Pocos habrán podido evitar, incluso queriendo, el vídeo promocional difundido por la Casa Real con motivo del cincuentenario del monarca. Me encuentro entre ellos y tengo la sensación de que esas mezcla de babas y melaza con la que se ha diseñado el producto, según expresión de mi leído Pérez de Albéniz, puede tener sin duda su público entre la clientela de la revistas  rosa, pero otra cosa muy distinta es pretender ampliar la audiencia a los periódicos de difusión nacional. Los hubo, incluso, que reservaron a la noticia un lugar de portada muy destacado, con un tratamiento tan servil como el que se le dispensaba a su predecesor en similares circunstancias en los medios afines a la monarquía, a pesar de que sobre su vida galante se estaba escribiendo todo un memorial que sólo con mucho retraso afloraría a la opinión pública. Si este Lazarillo fuera un malpensado, que no lo es, deduciría del edulcorado vídeo de la familia real vigente que con el mismo se ha pretendido dar una imagen tan falsa como lo fueron las de su padre en ese mismo entorno. Si con estos productos lo que se pretende es promocionar a la monarquía, seriamente averiada en los últimos años por los escándalos de corrupción que afectaron al duque empalmado y su esposa infanta, y con esa promoción reforzar así al régimen en declive que el rey encabeza y sustenta, el resultado me parece de una contextura muy blandengue para convencer a otros que no sean los lectores de prensa rosa y ABC, como hacía este mismo diario en los tiempos de Alfonso XIII, otro que tal.

La gota de Goti: Un grave error en el que incurrió la dirección artística del corto de la familia real, fue no colocarles como vajilla unos platos de Duralex, de esos clásicos con ondulaciones en los bordes. Así serían mucho más sencillos, como si fuésemos nosotros.

DdA, XIV/3758