martes, 30 de enero de 2018

LOS QUE PROTESTAN PORQUE EL ASTURIANO SUENE EN EL CAMPOAMOR DE OVIEDO

Félix Población

Anteayer se puso cierre en Oviedo a la septuagésima temporada de ópera con la obra Pelléas et Mélisande, de Claude Debussy que, al coincidir con el centenario este año de la muerte del compositor, viene a ser un merecido homenaje a la memoria del extraordinario compositor francés. 

No sé ahora, pero la ópera en Oviedo siempre fue sinónimo de distinción y poder. Quienes iban a la ópera hace años, posiblemente muchos, se preciaban de su clase y condición, y tener, disponer o adquirir una butaca en el teatro Campoamor era en buen medida mirar al resto de mortales por encima del hombro y acudir al teatro con un vestuario acaso más ostentoso que elegante. 

Suponía yo que todo eso o mucho de eso se había difuminado con el paso del tiempo y la democratización de la sociedad, pero me temo que una parte del público asistente al menos a la ópera de Debussy  guarda algo más que memoria de aquel estilo vetustiano. Y es que, por primera vez en la historia de ese histórico recinto escénico, las advertencias previas al inicio de la sesión respecto a la prohibición del uso de teléfonos móviles y grabaciones o fotografías del espectáculo se dieron en castellano, inglés y asturiano, siendo mal acogidas estas últimas por una parte del respetable. 

Me atrevo a pensar y a decir que las protestas debieron proceder en su mayor parte de aquel sector del público que sigue estando adscrito al pasado clasista del viejo teatro Campoamor. Los que crecimos en Asturias tenemos bien sabido lo mal que sonaba el asturiano a las clases pudientes, más que bien acomodadas al viejo régimen, en nuestra lejana niñez. 

La ópera d’Uviéu soltó un “gallu”

Vicente García Oliva
Trabayu de campu

Yera la representación de “Pelléas y Mélisande” de Debussy. L’escenariu, el teatru Campoamor d’Uviéu. La megafonía da l’anunciu avezáu de desconeutar los móviles y nun facer semeyes durante la representación. Dícenlo en castellán, n’inglés y, por primer vez, n’asturianu. Diz la prensa qu’hubo pitos y pataleos pa la llingua asturiana. La verdá, cuéstame alcontrar les pallabres pa definir eso. Seguro que les hai, pero dexo’l tema pal estudiu de los siquiatres porque, de verdá, esto ye un tema mélicu.
Podríen facese d’esti fechu distintes llectures. Ocúrreseme una, por exemplu. Que tien rellación colo que Clarín pintaba maxistralmente (y equí lo de “maxistral” sería un términu polisémicu) en La Regenta. Esa pequeña burguesía provinciana, palurda y envidiosa que camienta que siempre ye meyor lo de fuera, y que lo nuestro, lo que nos identifica, lo que nos define, nun val pa nada. Dalgunos denomámoslo va tiempu cola espresión d’ “auto-odiu”. De negación de lo que fuimos y de lo que somos. Nin te cuento yá de lo que podríemos ser. Esa babaya definición d’unes señes d’identidá “inclusives”, que diz don Javier Fernández, ensin dase cuenta (o dándosela) de que, por definición, les señes d’identidá son “esclusives”, porque ye lo que nos define culturalmente frente al otru, lo que nosotros tenemos y otros non, lo cuál nun nos fai meyores nin peores qu’ellos, namás distintos.
Toi disgustáu, porque voi dicir lo contrario. Porque veo que va tiempu que se xuega coles cartes marcaes. Que toa aquella retórica de que n’Asturies nun hai conflictu llingüísticu ye mentira ¡claro que lu hai! Y too aquello otro de que nun hai que politizar la llingua tamién ye mentira. ¡Claro que tán politizándola! Pero son ellos, non nosotros. En fin, qu’esta primer representación de la opera uvieína, soltó un sonoru “gallu” cuando quixo dar el “do” de pechu. Cuasi, cuasi, un rebuznu. Igual tamos delantre d’un d’esos puntos d’inflexón que preceden a la solución de los problemes. Igual tamos más cerca de lo que pensamos del final d’un procesu. Nun sé. Pero pa desagraviu de la verdadera ópera, la que se fai nel escenariu y non nel patiu butaques, vuelvo a sentir el “Va pensiero”, esi guapísmu  coru del Nabucco de Verdi, nel que se diz, ente otres coses: “¡Oh, patria mía, tan hermosa y perdida”. Pues eso.

DdA, IV/3759