lunes, 18 de diciembre de 2017

MUTILAR Y MATAR AL PUEBLO PALESTINO COMO A IBRAHIM ABU THORAYA


Lazarillo

El Estado de Israel ha matado a un palestino que tenía las piernas amputadas por un ataque aéreo de la aviación israelí en 2008. Durante la Operación Plomo Fundido, Israel bombardeó la ciudad de Gaza, matando a 1434 palestinos, 288 de ellos menores, e hiriendo a más de 5000 personas, 1870 de ellos niños. Estos bombardeos le cortaron las piernas a Ibrahim Abu Thuraya, y desde entonces se movía en silla de ruedas desde la que gritaba su lucha por su país. El viernes pasado, mientras protestaba cerca de la frontera de Israel, empujado por sus amigos, un francotirador del Ejército israelí le voló la cabeza. Acaso su Estado le reconozca méritos de guerra por asesinar a un mutilado.
Abu Thuraya se manifestaba en su silla de ruedas contra el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de EEUU, pero el soldado decidió acabar con su vida, sin ser ninguna amenaza para nadie. La aspiración del Estado de Israel se cumple con la vida y muerte de este ciudadano del pueblo palestino: primero se le mutila y luego se le mata. Lleva en ello más de medio siglo y formamos parte de una comunidad internacional que lo permite, holocausto tras holocausto.

DdA, XIV/3721

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario