domingo, 5 de noviembre de 2017

TRENES A CONSTANTINOPLA, CAPITAL DEL MUNDO

Lazarillo 

Libro aconsejable para cuantos se sienten atraídos por la literatura de viajes en tren, que tanto y tan bueno dio de sí en un género en verdad tan seductor. Como este Lazarillo está entre ellos, espero leerlo muy pronto y con la delectación que sin duda merece.  Durante el siglo XIX, muchos artistas compartieron la emoción de la velocidad asociada al tren. Hubo españoles que viajaron al extranjero por el afán de conocer mundo, seducidos por el animado espectáculo de las estaciones, la llegada de los trenes y el trasiego de los viajeros y sus equipajes. Tal es el caso de Mesonero Romanos, Pedro Antonio de Alarcón o Carolina Coronado. Un mundo, el de los trenes, por el que también mostraron interés pintores como Adolfo Guiard, Joaquín Sorolla o Darío de Regoyos, el pintor por excelencia de los trenes españoles. Sin olvidar el Orient Express, el “rey de los trenes”, que, desde 1883, atravesó Europa camino de Constantinopla, y por el que escritores, diplomáticos, pintores y cineastas sintieron una atracción desbordante. 
Este libro es un relato de viajes fantásticos de este medio de locomoción que permitió a los europeos descubrir la imagen real de paisajes, ciudades, obras de arte, costumbres o personas que, hasta fines del siglo XIX, eran disfrutados por muy pocos. Una aventura cultural que hizo posible una nueva manera de vivir el orientalismo sobre el terreno y un espacio de encuentro entre Oriente y Occidente.
El autor, Migue Cortés Arrese, es catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Castilla-La Mancha. Imparte Arte y literatura de viajes, materia sobre la que ha publicado en años recientes El fuego griego (2014) y Ciudades entreabiertas (2016). En la actualidad prepara un estudio sobre los europeos seducidos por la llamada de Oriente, Voces del Cairo.

CONSTANTINOPLA
Viajes fantásticos a la capital del mundo
Miguel Cortés Arrese (Prólogo de Juan Sisinio Pérez Garzón)
17 €. 208 págs. 

DdA, XIV/3682