jueves, 23 de noviembre de 2017

"NO ES LA RELIGIÓN, ESTÚPIDO" SE PRESENTA EN GIJÓN




La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas sentadas e interior

La imagen puede contener: 3 personas
 





Lazarillo

La Sociedad Cultural Gijonesa, que desde 1968 realiza una estupenda labor de concienciación cívica, social y cultural en aquella hospitalaria villa de mi memoria, presentó ayer por la tarde el libro editado por Akal hace unos meses No es la religión, estúpido. Chiis y suníes, la utilidad de un conflicto, del que son autoras Nazarin Armanian y Martha Zein. A la primera la conoce este Lazarillo, sobre todo, por sus colaboraciones en Público.es, donde viene escribiendo al menos desde hace diez años. Su punto de vista es muy valioso, por independiente, crítico y manifiestamente distinto a lo que nos pueden contar y nos cuentan acerca de Oriente Medio en los medios de comunicación convencionales, como en este mismo libro se demuestra a los largo de sus casi 400 páginas. Nuestro corresponsal Goti del Sol, que estuvo en la charla, nos cuenta con el estilo conciso que le careacteriza que fue muy ilustrativa,  gracias a que las autoras del libro son muy didácticas y explicaron las cosas con gran claridad. La tesis del libro es que estamos en una economía de guerra desde finales de los setenta y con una clara aceleración en los últimos quince años, desarrollada mediante ejércitos privados. La religión musulmana, como ingrediente político, consideran que fue introducida por Occidente en países como Irak, Libia, Siria y el Irán de los primeros momentos de la revolución para desestabilizar unos gobiernos laicos y servir de elemento de confrontación contra la URSS en los últimos tiempos de la guerra fría. Ahora sigue siendo un instrumento de la estrategia imperial, no hay que olvidar que los teócratas siguen los principios económicos neoliberales. La cosa dió para mucho y hasta salió Venezuela, aunque en este tema no aparecieron aportaciones novedosas, más allá del sabido objetivo de desestabilizar el país a causa de sus grandes reservas de crudo. 

DdA, XIV/3699