miércoles, 8 de noviembre de 2017

LA MURALLA VERDE DE ÁFRICA Y UN PARTIDO QUE SE TOME EN SERIO EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA DESERTIZACIÓN

Félix Población

Leo a través de Eco Portal.net que Africa está construyendo una gran muralla verde con árboles que cruzará todo el continente y que ayudará a mitigar los efectos del cambio climático. En el transcurso de unos años, mientras avanza la desertización en España como consecuencia de la quema de bosques y el incremento de la sequía -tan alarmante este verano-otoño-, al cruzar el Sahara de norte a sur se podrá ver una auténtica muralla de árboles.

El proyecto en marcha se llama así, Gran Muralla Verde, y se inició  hace ya ocho años con la participación de los gobiernos de once países de la región y con el objetivo de mitigar los efectos del cambio climático, contribuyendo de esa forma a la defensa de la agricultura en las naciones implicadas. Senegal es el territorio que más avanzada lleva la empresa y ya empieza a notar sus efectos.
árboles, acacias, sequía, vegetales, cambio climático, muralla verde

Algunos pobladores, ya dan su testimonio

-Cuando no había árboles, el viento levantaba y erosionaba el suelo. Pero ahora está más protegido. Las hojas sirven de abono y el follaje incrementa la humedad del ambiente y ofrece algo de sombra, así que ya no es necesario regar tanto.
-Antes del muro, no teníamos trabajo pero ahora sí. Es bueno para la economía. La Gran Muralla Verde es muy útil para nosotros porque cultivamos muchos vegetales y ahora podemos producirlos por menos dinero-
“¡Alabados sean los árboles! El muro traerá riqueza”, entonan en cánticos los pueblos africanos beneficiados por el muro.

El coste de la iniciativa se cifra en 8.000 millones de dólares y abarca una extensión de 8.000 kilómetros, con 15 de anchura. Beneficiará a los once países que colaboran en el proyecto y serán acacias los árboles llamados a defender la tierra, al tratarse de una especie resistente a la sequía por conservar mejor el agua en el suelo. Cuentan que los pozos que estaban vacíos de han vuelto a llenar.

Ayer escuché a Pablo Iglesias, líder de Podemos, hablar por fin de las lamentables y precarias condiciones en que trabajan los operarios encargados de apagar los fuegos que recientemente asolaron Galicia -causando cuatro muertes-, el suroccidente de Asturias y León. Habló de la patria que cuida y criticó a los patriotas de salón que ocultan sus corrupciones en la bandera nacional. Gracias a esa compacencia tardía ante los medios me he podido enterar de que Iglesias estuvo en Galicia -como era de obligación- en esas fechas tan terribles en que Cataluña ocupó de modo tan exhaustivo la atención política. Pienso que ya es hora de que un partido político se tome en serio el cambio climático -no como aquel sabiondo primo de Rajoy que lo negaba- y los riesgos de desertización en España. El ejemplo nos viene del sur: África y su Gran Muralla Verde.

DdA, XIV/3685