martes, 10 de octubre de 2017

ES GRAVE RECURRIR A LO PEOR DE NUESTRA HISTORIA COMO AMENAZA

Félix Población

Ayer leí en el tuiterío, tan propio para el apunte acelerado, dos comunicaciones de Pablo Iglesias con referencia a las deplorables declaraciones de Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, en las que advierte al presidente de la Generalitat que si no rectifica su hoja de ruta y hace una declaración unilateral de independencia de Cataluña, puede acabar como su predecesor hace 83 años Lluís Companys. 

Aunque tanto Iglesias como Juan Carlos Monedero se han apresurado a suscribir en sus respectivos tuits que Companys fue torturado y fusilado (Iglesias), y "¿el descerebrado Casado amenazando de muerte?" (Monedero), es obligado subrayar que el señor vicesecretario de Comunicación  se refirió a 1934, cuando Companys fue encarcelado tras la proclamación de Estat Català, no a 194o, cuando fue apresado por los nazis en la Francia ocupada y conducido a España para ser torturado y fusilado por la dictadura franquista. Posiblemente, Iglesias, Monedero y más tarde Echenique se han dejado llevar por el historial de barbaridades que acumula Casado en sus declaraciones.

Anota Iglesias en un segundo tuit la respuesta dada por el dirigente del Partido Popular a una veterana periodista del diario El País que quiso saber, en concreto, si se refería al primero o al segundo de los años y las penas a que fue sometido Companys, por la substancial diferencia entre una y otra. El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular respondió que había dicho hace ochenta y tres años, pero al añadir que no había entonces un gobierno de ultraderecha en la segunda República, demostró su ignorancia acerca de la Memoria Histórica, acaso porque la suya no se remonta más allá de 1939 o tenga los prejuicios de formación propios del partido en el que milita con respecto a la segunda República, donde para muchos todo fue rojerío revolucionario.

Sí había un gobierno  "muy de derechas" en 1934, con varios ministros de la CEDA en el mismo y claras simpatías del partido fundado por Gil Robles por el nacionalsocialismo alemán. Aquel periodo dió en llamarse bienio negro, por acabar con las medidas reformistas del bienio anterior, bajo el gobierno republicano-socialista. Queda como elocuente testimonio del bienio negro la brutal represión llevado a cabo en Asturias, con el general Franco al frente de las operaciones militares desde Madrid.  

El último tuit del día lo puso al respecto, a modo de colofón irónico, el periodista Jordi Évole, que nos dejó el que sigue:
-Pablo [Casado], ¿alguna idea más para parar la independencia?
-Hoy voy a sacar lo de Companys.
-Puto amo. Eso seguro que los frena, crack. ¡Máquina

He aquí la respuesta de Casado a la periodista de El País, alegando que él no es historiador https://twitter.com/PPopular/status/917388378471043072 

Goti del Sol
Yo creo que esta tarde Puigdemont (José Isbert) saldrá al balcón de la Generalitat y proclamará que como "Presidente vuestro que soy os debo una explicación y la explicación que os debo os la voy a pagar". En ese momento Joan Tardá (Manolo Morán), interrumpirá la disertación diciendo "no hace falta explicar nada porque es un pueblo inteligente que comprende perfectamente". Fundido en negro y cambio de escena.

DdA, XIV/3659