jueves, 14 de septiembre de 2017

IMPRESENTABLE MONTORO ANTE LAS VERDADES DE NOELIA VERA


Félix Población

Ayer no me perdí ni uno de los gestos que el ministro Montoro mantuvo durante la pormenorizada y enérgica intervención de Noelia Vera denunciando la parcialidad y partidismo de los informativos de RTVE. La diputada de Unidos Podemos fue en extremo certera al detallar cada una de las anomalías tergiversadoras o manipuladoras que por encargo del Partido Popular o del gobierno de la nación vienen aflorando a los telediarios en los últimos meses y que constituyen, sin duda alguna, uno de los periodos propagandísticos partidistas más flagrantes de los últimos decenios, con el riesgo de que ese retroceso pueda llevarnos hasta la dictadura.

Citó Vera el vergonzoso caso de una directiva de TVE en la que figuraba el argumentario del PP sobre cómo tratar la declaración del presidente Mariano Rajoy como testigo en el juicio de la Gürtel o la ausencia de representantes del independentismo catalán en los debates emitidos sobre Cataluña. El ministro Montoro mantuvo en todo momento la fisonomía propia de quien es ajeno a esas manipulaciones inaceptables en una radiotelevisión pública, como si quien se sentara en el escaño gubernamental no formara parte del ejecutivo y el partido a los que con esas manipulaciones se ha pretendido beneficiar políticamente.

A Montoro parecía importarle un bledo que Noelia Vera estuviera exponiendo la verdad de unos hechos comprobados por una audiencia de millones de ciudadanos. En consonancia con esa actitud ante la falta de pluralidad y libertad de expresión en unos medios públicos, y que ya ha trascendiendo a algunos actos públicos prohibidos últimamente, don Cristóbal se limitó a responder que no es labor del gobierno garantizar la independencia de RTVE, pues RTVE pertenece al Parlamento y, por tanto, el ejecutivo no interviene en la corporación pública ni es responsable de esa dependencia gubernamental que Vera ha denunciado. Puso Vera como ejemplo de los eufmismos que se emplean en los informativos de RTVE  llamar a Franco Caudillo, a la caja B del Partido Popular contabilidad no oficial o compromiso con la honestidad a la comparecencia de la presidenta Cifuentes para declarar en los tribunales por corrupción.

Recordó Vera al ministro que el actual presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, es una persona cuyo único mérito en su currículum es haber convertido a Telemadrid en la peor televisión de Europa y al mismo tiempo se reafirmó la diputada en ser periodista y haber trabajado en aquella Telemadrid, donde aprendió a hacer periodismo y lo que no quería hacer en la puñetera vida

Estoy convencido de que muchos colegas de RTVE y de no pocos medios de información compartirán esas últimas palabras. Sobre todo quienes, como el hasta ahora analista político del diario El País Fernando Garea y otros compañeros antes, han tenido que irse de ese periódico para respirar aires menos tóxicos para su profesionalidad. 

DdA, XIV/3634