jueves, 1 de junio de 2017

PEDRO SÁNCHEZ Y EUSTAQUIO (93 AÑOS) SE ENCUENTRAN EN FERRAZ


Félix Población

Este pasado sábado, Pedro Sánchez se encontraba reunido con el comité federal de su partido en la sede de Ferraz. En el transcurso de esa reunión se presentó en la portería del edificio un anciano enteco y de aspecto endeble llamado Eustaquio, que apoyaba sus 93 años de edad en un bastón y se había presentado allí para hablar con el secretario general. 

Había venido desde un barrio de las afueras de Madrid con la sola credencial de su placa de buen militante, con la que el partido le había distinguido por toda una vida de fidelidad al PSOE. Pretendía cerciorarse de la imposibilidad de que el Partido Socialista Obrero Español fundado por Pablo Iglesias Posse (1850-1925), fallecido cuando Eustaquio tenía dos años, pactara con el Partido Popular. 

Con suma calma y pertinaz insistencia, Eustaquio explicó a los encargados de recepción que solo le valía la palabra de su secretario general, por más que le dijeran que Sánchez estaba en una reunión de suma importancia con dirigentes de todo el país y que ese día no iba a poder atenderle. La noticia de Europa Press habla de una espera de varias horas por parte de Eustaquio, hasta que se conoce que alguien debió hablar al redivivo líder socialista de la presencia del anciano y fue posible el encuentro, previa interrupción del comité federal. 

"Después de cuarenta años de dictadura, yo sé lo que es la derecha", cuenta la noticia que le dijo el anciano militante. A lo que Pedro Sánchez respondió: "Con la derecha nunca, es más, por gente como tú les voy a ganar". El secretario general le regaló a Eustaquio un pin del partido y una fotografía suya, obsequios que más parecen los debidos a un fan de cantante de rock. Quizá el anciano militante hubiera regresado a casa más satisfecho con otra frase más verosímil, en la que su secretario general hubiese eludido la utilización de la primera persona de singular para hablar de victoria. Gente como Eustaquio se merece la verdad y el PSOE que tenemos está cada vez más lejos de vencer a la derecha solo con sus siglas. No hace más que tratar de evitarlo.

PS.- No hay peor ciego que el que no quiere ver. José Luis Ávalos utiliza una consistencia en sus argumentos similar a la actitud de su jefe regalando un pin del PSOE y una foto suya a un militante de 93 años que le pide coherencia: "Somos la esperanza para una parte del electorado de Podemos". Cuarto Poder.


DdA, XIV/3552