sábado, 17 de junio de 2017

EL PLENO/PLASMA DEL ALCALDE MAÑUECO SOBRE LA OPERACIÓN LEZO*

El alcalde de Salamanca, presidente del PP de Castilla y León y del Comité de Derechos y Garantías del PP nacional (el órgano que expedienta y echa a los corruptos), Alfonso Fernández Mañueco, ha gastado ya dos oportunidades para esclarecer de forma convincente por qué los hermanos Ignacio y Pablo González, cabecillas de la trama del ‘caso Lezo’ de corrupción en el PP, lo implicaron en el presunto amaño de la adjudicación de las guarderías. +@La Crónica de Salamanca

Félix Población

Leo en LA CRÓNICA que Transparencia Internacional ha vuelto a suspender al alcalde Mañueco y a su equipo municipal en materia de política de contrataciones externas. 

Según el informe publicado hace unos días, el consistorio salmantino sigue sin cumplir con la exigencia de publicar los contratos públicos y las licitaciones en la Plataforma de Contratación del Sector Público (PCSP) y, por tanto, continúa incumpliendo la ley. El PSOE asegura que esto se repite de modo habitual, sin propósito de enmienda, pues en enero y julio del año pasado ya se cursaron informes similares.

Ganemos Salamanca propuso tras el pleno/plasma celebrado el pasado día 9 la convocatoria de otro extraordinario, en el que Mañueco no se limitara a leer un comunicado formal sobre su inocencia, sin responder a las preguntas de la oposición sobre su relación con la llamada Operación Lezo.

Para ese pleno extraordinario serían preciso tres firmas, además de las de Ganemos, sin que hayan sido posibles ni las de Ciudadanos ni las del PSOE. Las primeras porque el portavoz Rodríguez, que lo es del Partido Popular, convenció a su socio/muleta naranja. Las segundas, porque del dicho sobre el informe de Transparencia Internacional al hecho media un trecho, y de esto el PSOE sabe mucho.

Pareciera que en el Ayuntamiento de Salamanca se ha escenificado una función más, a pequeña escala, del nada edificante retablo político al que asiste el país. La ciudadanía más consciente debería prestar atención a estas circunstancias  y sacar conclusiones. Lo del alcalde Mañueco, escondiéndose y no dando la cara como su jefe Mariano, es indigno del cargo que ocupa y de la confianza de quienes lo votaron. 

En cuanto a quienes facilitan esa opacidad con su falta de compromiso nada menos que en la lucha contra la corrupción, digamos que hacen mal trabajando en su contra y a favor de la impunidad.

*Publicado hoy en La Crónica de Salamanca
DdA, XIV/3564