sábado, 17 de junio de 2017

TRISTES PATRIAS

 La imagen puede contener: exterior
Ignacio González

A nosotros el hielo en las miradas,
la estancia saqueada donde ya nadie habita
las gélidas mañanas del oprobio,
las tierras arrasadas,
los pendones,
rotos sobre la arboladura de la vida,
la carcomida fe de un dios en celo.
A nosotros los rostros bañados por las lágrimas,
la eterna madre errante que alumbra entre los sueños
el sacrificio de los hijos muertos,
las tumbas ateridas,
todo el luto
que condena a vivir en la memoria
de los desheredados de la noche.

A ellos los desfiles,
las condecoraciones,
los laureles,
el ave carroñera de la dicha
la sempiterna gloria de una estirpe
que humilla a los vencidos desde todos los siempres,
con las cruces gamadas junto al pecho.


DdA, XIV/3564