martes, 23 de mayo de 2017

MOCIÓN DE CENSURA PARA SABER QUÉ PEDRO SANCHEZ TOCA AHORA

La imagen puede contener: 5 personas, texto 

Félix Población



Cuentan las crónicas que Susana Díaz salió de la sede de Ferraz el pasado domingo como alma que lleva el diablo, presurosa, llorosa y contrita, para reunirse y digerir su derrota con algunos de los suyos en un hotel próximo, y que allí más o menos les dijo que había perdido una batalla pero no la guerra, lo que vendría a significar que la guerra sigue. ("Susana Díaz anima a los suyos a no tirar la toalla").

Mientras, Unidos Podemos (UP) -cuya estrategia política con la moción de censura al gobierno, anunciada antes de de la celebración de las primarias en el PSOE, bien podría estar calculada según fuera el resultado del domingo pasado- se ha servido de la palabra dada por Pedro Sánchez para plantearle lo que él redivivo líder socialista anunció para no apoyar la moción de censura de UP: si el Partido Socialista iba a hacer su propia moción de censura,UP retirará la suya para apoyar la del PSOE.

Unidos Podemos ha tenido en cuenta para ello al Sánchez portugués, el que puso al gobierno actual del vecino país como modelo por su buena gestión, el mismo Sánchez que al día siguiente de ser derrocado ofreció a Jordí Évole una entrevista en la que le confesó todo lo que se puede leer en la ilustración superior. El partido morado ofrece al renovado secretario general del PSOE la posibilidad de ratificar por propia iniciativa lo que en principio fue una negativa al gobierno de Mariano Rajóy -que le costó la secretaría general del partido- y ahora debe ser una moción de censura, tal como el propio Pedro Sánchez adelantó días atrás.

El planteamiento que le ha hecho Unidos Podemos al Partido Socialista de Sánchez, con ese otro PSOE de Díaz que parece seguir en guerra pese a perder la primera batalla, responde a la necesidad de saber y dejar bien claro ante la ciudadanía qué Sánchez es el que a partir de ahora conducirá al PSOE, si el que pactó con Ciudadanos por las presiones del aparato o el que luego se arrepintió de no hacerlo con Podemos. Me temo que lo de la guerra de la baronesa andalusí podría tener que ver con lo que el renovado secretario general haga a partir de ahora, empezando por esa moción de censura.

Todo se podría aclarar si, además de los votos para elegir al secretario general, lo militantes del PSOE tuvieran voz para decidir sobre esta importante cuestión.

DdA, XIV/3543