lunes, 21 de noviembre de 2016

EL BLINDAJE DE LA MONARQUÍA 40 AÑOS DESPUÉS

 Félix Población

Las declaraciones off the record que Adolfo Suárez hizo a la periodista Victoria Prego en 1995, han salido a la luz pública en La Sexta, rescatadas del archivo de la extinta Antena 3. No hay nada casual cuando unas manifestaciones de ese carácter asoman a la actualidad con más veinte años de retraso y en unas circunstancias en las que el régimen del 78 ha pretendido ser reparado por la Comisión Traidora del PSOE. 

Que Suárez dijera que no se hizo un referéndum monarquía/república tras la muerte de Franco porque las posibilidades de victoria de Juan Carlos I eran más que dudosas, supone una confesión de debilidad del sistema de gobierno instaurado que hace casi milagroso su asentamiento durante cuarenta años y explica en parte la debilidad que lo ha venido connsumiendo en los últimos años. Que Suárez haya dicho que para suplir ese referéndum se limitó a meter la palabra rey y monarquía en la Ley de Reforma Política, aprobada luego por los ciudadanos, también denota una cierta añagaza chapucera, aunque comporte la base legislativa para que a partir del 4 de enero de 1977 empezara a rodar la Transición. 

Ante tamaña confesión, dos periodistas se han destacado en considerar las declaraciones de don Adolfo no ajustadas a la verdad, por considerar al expresidente afectado ya en esa época por un mal neurodegenerativo que desembocaría en la enfermedad de alzhéimer hasta el fallecimiento del expresidente en 2014. Uno se llama Cuartango, director del diario El Mundo, y otro es Inda, tertuliano de La Sexta Noche, en cuyo programa expuso esa opinión. 

Ninguno de ambos aportó razones médicas para respaldar su criterio, por lo que expresarlo me parece de una catadura despreciable por parte de uno y otro, máxime si se tiene en cuenta que Suárez tuvo el gesto de tapar el micrófono para hacer esas declaraciones, consciente por lo tanto de que la confesión quedaba entre él y la periodista. Las afirmaciones de Ina y Cuartango entran, a su vez, en contradicción con la biografía del propio Suárez. En cuanto al valor de lo expuesto por el expresidente, en el Informe sociológico sobre la situación social en España, 1970  que rescató el abogado Joan Garcés para la obra Soberanos e intervenidos. Estrategias globales, americanos y españoles (Siglo XXI de España Editores), casi el 50 por ciento de los españoles se decantaba entonces por la República, con algo menos del 21 por ciento en pro de la monarquía. Esto quiere decir que Adolfo Suárez hizo un comentario off the record que se ajustaba perfectamente a la realidad sociológica del país.

Me parece muy lúcida la reflexión expuesta por el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, al conocer las declaraciones del expresidente: En 1977 las élites blindaron la monarquía porque el pueblo quería república. En 2014, PP y PSOE lo volvieron a hacer. Ignoro si se ha modificado la realidad sociológica del país con respecto al sistema de gobierno, pero está claro que hay un número muy respetable de ciudadanos que han repudiado en las urnas ese nuevo blindaje. Todos ellos cren que para hacer frente a la corrupción, la desigualdad creciente, la tara del desempleo, el recorte de los servicios públicos y las libertades cívicas, ese blindaje es sumamente lesivo para el porvenir de la mayoría social .

+@Destruir al héroe para preservar el mito, Antonio Maestre, La Marea.




 
 DdA, XIII/3392