miércoles, 9 de noviembre de 2016

APRENDAMOS DE USA CONTRA EL MISÓGINO, EL XENÓFOBO Y EL NEOFASCISTA


Manuel Antonio Goti del Sol

Reconozco mi equivocación al pensar que Hillary tenía más opciones de derrotar a Trump que Bernie Sanders. Pensaba que su condición de mujer, una pátina liberal y las propias contradicciones del candidato republicano, harían más factible el triunfo, por primera vez, de una candidata femenina. No era así. Ante la apuesta vocinglera del millonario contra lo establecido, solo una respuesta claramente reformista tenía posibilidades de salir adelante. Esto debería servir de lección en España y en el resto del mundo sobre cómo contrarrestar electoralmente las consecuencias de la crisis desatada por las políticas neoliberales, que no son propiamente económicas y que atienden a una raíz cultural que determina las decisiones de los ciudadanos. No sirve salir a la calle con una banderita, un pitín y tocando un tambor (en estas tierras tenemos la molesta costumbre de tirar gruesos petardos), sino se articula un discurso que cale hondo en las mentes de los descontentos, de los que padecen las consecuencias de las malas políticas, de la mayoría de la población que repudia claramente lo establecido pero que no encuentra propuestas claras que le inclinen hacia otros escenarios. Enorme tarea queda por delante, pero, si no se acomete, el misógino, xenófobo y neofascista de turno vendrá con sus cantos a llevar a la mayoría de votantes hacia su huerto. A ponerse a ello para que esto no suceda.

DdA, XIII/3382