miércoles, 20 de julio de 2016

SALVADOR SEGUÍ Y LOS DIEZ VOTOS OCULTOS DE LA DERECHA NACIONALISTA


Lazarillo

Gracias al pacto de la derecha españolista (Partido Popular y Ciudadanos), el primero de ambos logró ayer en la figura de Ana Pastor la presidencia del Congreso de los Diputados, contando además con la colaboración a no dudar interesada de la derecha nacionalista periférica, que concedió diez votos secretos y vergonzantes, achacables tanto al Partido Nacionalista Vasco como a Convèrgencia. Como la frase de Salvador Seguí se ajusta pintiparada a lo que comporta esa circunstancia, le ha parecido obligado a este Lazarillo recordar a modo de homenaje a su memoria al también conocido como Noi del sucre ('El chico del azúcar'), uno de los representantes más destacados del anarcosindicalismo en la España de principios del siglo XX. Seguí buscó dar un nuevo impulso a la lucha proletaria sin olvidar las esencias de su ideario anarquista. Se formó como pintor, profesión que siempre ejerció y con la que se ganó el sustento. Ya desde muy joven mostró inquietud por la política y por las ideas libertarias. Propulsó la formación y educación de las clases obreras desde los sindicatos como armas revolucionarias, esto es, la preparación intelectual, cultural y técnica de los trabajadores. Impulsor de la creación de Solidaridad Obrera, formó parte del consejo directivo (como vocal) durante un tiempo. En 1916 inicia las negociaciones para una pacto de unidad de acción entre la CNT y la UGT como frente único del movimiento obrero español, que trajo consigo inicialmente una huelga general de 24 horas como protesta por el aumento de precio de subsistencias y que continuó con una huelga general indefinida, en 1917, en petición al Gobierno español de un sistema que garantizara a la población el desarrollo de actividades emancipadoras y mínimas condiciones de calidad de vida. El 10 de marzo de 1923, cuatro años después de decir lo que arriba consta y en plena maduración por promover entre los trabajadores la idea de la emancipación como motor de un cambio social, fue asesinado de un tiro en el barrio del Raval de Barcelona por pistoleros del Sindicato Libre de la patronal catalana, agrupada en torno a la Lliga Regionalista. Ya ven.

DdA, XIII/3323