sábado, 16 de abril de 2016

EL CASO DE LA BURRA MARGARITA, QUE MURIÓ DE HAMBRE EN LA VERDE ASTURIAS


La Guardia Civil interroga como investigado al dueño de la burra "Margarita"
Félix Población

Es preferible no abundar con más detalle en las imágenes y contar solamente con la que se ha publicado ayer en el diario La Nueva España, que es donde he leído la noticia. Esto es: que la Guardia Civil ha detenido a un vecino de 35 años de la localidad de Llanes por abandonar a una burra, que había sido localizada por una asociación veterinaria tirada entre unos escombros -según dice textualmente el periódico- en una aldea de ese concejo asturiano, sin ningún tipo de resguardo ni infraestructura de alojamiento para el animal, que se encontraba en manifiesto estado de desnutrición y con algunas heridas en las extremidades que le impedían ponerse en pie. La burra, de unos seis o siete años, a la que la mencionada asociación llamó Margarita, no pudo sobrevivir y falleció poco días después, pese a los cuidados veterinarios que se le dispensaron para tratar de que se recuperara. Hay que ser muy mala bestia para matar de hambre a un herbívoro en Asturias en pleno invierno, con los campos cuajados de verdor, pero también el planeta es rico en cultivos y alrededor de 795​ millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi una de cada nueve personas en la tierra. La nutrición deficiente es la causa de casi la mitad (45%) de las muertes en niños menores de cinco años: 3,1 millones de niños cada año. Póngase nombre en este caso a las malas bestias que hacen posible este permanente acto de barbarie contra la Humanidad.


DdA, XIII/3255