miércoles, 3 de febrero de 2016

DIVERGENCIAS PARTIDISTAS EN LA CORONA

Lazarillo

El cronista Peñafiel, que lo fue muchos años de la casa real de España hasta que perdió su confianza, recurre en su último artículo en el el diario El Mundo a su colega Marcello -seudónimo de Pablo Sebastián, director otrora de El Independiente y ahora de República de las Ideas-, para darnos a creer que la reina Letizia y su marido don Felipe no coinciden en sus preferencias respecto a los partidos políticos en liza. Ni una ni otro se inclinan por los viejos, al parecer, sino por los que que han venido a sacudir el bipartidismo del régimen que la real pareja corona. La reina apuesta por Podemos, sintonizando acaso con su juventud alegre, distendida y epublicana, mientras que el rey muestra sus simpatías por Rivera. ¿Qué hay de cierto en ello? Pues lo que Marcello y Peñafiel puedan aportar y no han aportado como fuentes fiables. Verosímil, desde luego, sí parece, pero nada más.

DdA, XII/3203