jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Y CÓMO VA A HABLAR RAJOY CON DOS HORMIGAS?

Félix Población

La verdad es que nadie se lo imaginaba cara a cara con Motos. A pesar de que a Rajoy también se lo propusieran los responsables del programa, tal como se hizo con otros líderes entre los que pudimos ver a la vicepresidenta Soraya, era previsible que el presidente del Gobierno declinara la invitación cursada por El Hormiguero para que visitara el plató y fuera a divertirse un rato con Pablo Motos. 

En La Moncloa no faltaban aquellos asesores más proclives a que Rajoy acudiera, pues después de la entrevista  con Ana Rosa Quintana consideraban que, en esa distancia corta y fuera de los encorsetamientos y masajeos a los que se presta por servidumbres de su cargo, el jefe del Gobierno se defendió bastante bien y hasta ganó una cierta humanidad que está muy lejos de transmitir en otras interviús. Sin embargo, don Mariano no acudirá al popular programa de Motos, por lo que nos quedaremos sin saber si con su presencia El Hormiguero superaría o no el récord de audiencia alcanzado recientemente por Pablo Iglesias.

Se conoce que entre los asesores de Rajoy pesa más el criterio de los que piensan que su visita al plató de Antena 3 no tendría efecto positivo alguno desde el punto de vista mediático. “¿Cómo va a hablar el presidente del Gobierno con dos hormigas?”, se cuenta que dijo una fuente cercana a La Moncloa a modo de razón determinante para descartar tal posibilidad. Y se ha descartado. Quizá por estimar -creo que sin fundamento- que don Mariano es un tipo demasiado envarado para soportar el desenvuelto y festivo clima del programa, al que han acudido hasta ahora algunos de sus rivales en los próximos comicios. 

Ayer supimos que tres de los cuatro principales líderes políticos que concurren a las elecciones del 20 de diciembre participarán en el primer debate electoral de la campaña, que será emitido por televisión en la edición digital del diario El País. Tampoco estará Rajoy. Es como si el presidente del Gobierno y candidato del Partido Popular a un cuatrienio más en La Moncloa esté prefiriendo quedarse definitivamente atrás ante el empuje de las jóvenes generaciones. Y atrás también ante la historia que viene.

PUNTOS DE PÁGINA


DdA, XII/3122