miércoles, 9 de septiembre de 2015

ANTE TODO REFUGIADOS, NO TERRORISTAS, MINISTRO FERNÁNDEZ*


Félix Población

Isabel Pérez, la magnífica periodista de ElDiario.es y La Marea residente en Gaza, cuyas crónicas reflejan la realidad auténtica de lo que se vive cada día en aquel territorio, nos manda esta fotografía de Juan Carlos Mohr. Últimamente no dejan de llegarnos noticias acerca de la posibilidad de que, entre los miles de refugiados procedentes de Siria que acogerá Europa, accedan a nuestro continente cientos y hasta miles de terroristas del siniestro Estado Islámico, la oscura organización próxima a Al Qaeda, surgida como consecuencia de la invasión de Irak en 2003. Nuestro ministro del Interior también nos ha advertido acerca de ese riesgo, sobre todo una vez sabido que han sido robados en Siria casi mil quinientos pasaportes originales en blanco que pueden ser usados con ese fin. 

La gente de bien, esa a la que tan a menudo apela don Mariano el Simple, no suele tener en muy en cuenta esos temores a la hora de mirar a la cara a un refugiado sirio como el que aparece en la fotografía de Mohr. Ni tampoco debería el señor ministro del Interior dejar pesar el tósigo de la suspicacia  sobre cuantos ciudadanos e instituciones están dispuestos a prestar ayuda a quienes huyen del terrorismo que un desventurado día se inició en aquella parte del mundo, a partir de una guerra basada en la gran y miserable falacia de las armas de destrucción masiva. ¡Cómo no recordar ahora el repelente rictus de suficiencia con el que el entonces presidente Aznar aseguró públicamente que ese armamento estaba en poder del régimen de Sadam Hussein!

La gente de bien, señor ministro, aquella que a lo largo de los países europeos por donde ha pasado y pasa la diáspora de refugiados ha salido y sale en su ayuda espontánemente, tiene la humanísima necesidad y solidaridad de prestar más atención a rostros como el de este padre que lleva en su hombros a su bebé que a quienes, como usted, hacen declaraciones sembrando la sombra de la sospecha sobre tanto ser humano angustiosamente desesperado. 

Puede que haya terroristas entre quienes se acogen al abrigo de Europa, señor Fernández, pero lo que hay, sobre todo, son padres y madres como el de la imagen, y eso es lo que ha de primar en la conciencia de Europa, sobre todo sabiendo que fueron los ejércitos de Europa -acólitos de USA- los que incendiaron los focos del terrorismo en aquellas regiones. Esa gente huye de las consecuencias de lo que en Las Azores se pactó, con el presidente de honor de su partido como uno de los partícipes.

*Artículo publicado hoy también en La Marea, periódico de profesionales independientes.


DdA, XII/3074