viernes, 7 de agosto de 2015

LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO EN DUEÑAS: 25 ERAN MUJERES


Lazarillo

Como muchos gijoneses, llegado el verano, Fernando de Silva es de los que dedica un tiempo de la canícula a "secarse" en tierras de Castilla. Hablamos poco antes de que lo hiciera, el pasado mes de julio, de sus desavenencias con el equipo oficial de Podemos en Gijón, que de manera harto lamentable ha dejado en manos de la derecha la gobernación del Ayuntamiento de la ciudad. Fernando forma parte todavía del consejo ciudadano y cree que las posibilidades de éxito del nuevo partido político han quedado seriamente dañadas para las próximas elecciones generales en esa localidad. También en la ciudad son muchos los ciudadanos simpatizantes de Podemos que coinciden en esa opinión. Dejando a un lado esta decepción, el abogado gijonés me manda desde Dueñas este artículo sobre las víctimas del franquismo en aquella localidad palentina, localidad que este Lazarillo visitó poco después de la muerte del dictador para acompañar a unos vecinos afincados allí en la búsqueda de los lugares donde se dice habían enterrado a sus familiares asesinados. Mi propósito era escribir un reportaje para el semanario El Socialista, aunque habrían de pasar muchos años años hasta que el PSOE en el Gobierno tuviera en cuenta  de modo muy precario a esas víctimas. No eran aquellos tiempos propicios todavía para esa búsqueda, pero si lo que ahora sigue siendo materia pendiente de esta democracia se hubiera adelantado algunos años, muchos de los hermanos y descendientes de esas víctimas -ahora también fallecidos- habrían hecho realidad la culminación de sus afanes: los de un enterramiento digno que honrase su memoria. Casi un centenar de víctimas han sido identificadas hasta ahora, de las que 25 eran mujeres, lo que da idea de la dureza de la represión ejercida entre 1936 y 1942.

Fernando de Silva

Las vacaciones sirven para relajarse y descansar, cambiar de hábitos, conocer nuevos lugares o profundizar en los ya conocidos... Y en esto último estoy, escudriñando en las entrañas y en la historia de Dueñas,  un pueblo de la Provincia de Palencia,  situado en la frontera entre las comarcas naturales de Tierra de Campos y El Cerrato, con una población cercana a 3.000 habitantes, y un entorno espectacular para conocerlo caminando, una manera como otra cualquier de hacer vida sana. Durante el paseo de esta mañana me encontré casualmente con su Cementerio, en el que se ubica un pequeño espacio dedicado al recuerdo a las 96 víctimas de la represión franquista entre los años 1936 y 1942, que motivó un merecido homenaje en el año 2008, organizado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH, de Palencia.
Según la Asociación, Dueñas fue el pueblo de la provincia que, en términos absolutos, más víctimas mortales tuvo en el periodo de represión que abarca desde julio de 1936 hasta 1945, con varios muertos en prisión. Están identificados un total de 98 fallecidos y existen algunos casos más aún sin identificar. De estos, 25 son mujeres, lo que da idea del nivel de represión alcanzado en la localidad, ya que en ningún lugar de la provincia hubo tan alto índice de víctimas femeninas que no eran más que esposas, hermanas, madres e hijas de hombres también represaliados por su compromiso político.
Produce tristeza comprobar que la Ley de la Memoría Histórica no ha cumplido con el objetivo pretendido, y de ello se han encargado en los últimos años un acomplejado Partido Socialista y un Partido Popular con tics propios de la dictadura. Pero al menos nos quedan esos recuerdos, como el que contemplamos en el cementerio de Dueñas, que nos invitan a meditar aquellos tiempos ya superados, que deben de tener su espacio en la historia para evitar que vuelvan a repetirse.
                                                                                                      DdA, XII/3047