sábado, 25 de julio de 2015

PLUMILLAS ARISTOCRETINOS: ISABEL SAN SEBASTIÁN

 Para esta individua de gesto adusto y verbo frígido, la profesión que ella cree ejercer consta de dos categorías: periodistas (los que se pasan horas ladrando en los platós de televisión a precio de oro) y “perrodistas”, (esos melenudos irresponsables que va a jugar a los corresponsales a Siria a precio de puta)

Jaime Poncela

Dentro de un par de semanas volverá seguramente a veranear en Asturias doña Isabel San Sebastián, periodista tertuliana de alto estanding y escritora de bodrios oportunistas cuya expresión facial transmite una mezcla entre soberbia contumaz y estreñimiento crónico, mezclados ambos con el avinagramiento propio de este selecto grupo de inquisidores a sueldo para quienes el desprecio hacia los semejantes a quienes consideran inferiores (la mayoría) es su única pauta de comportamiento reconocible. El insoportable clasismo de cierta clase periodística, estos aristócratas (aristocretinos, más bien) de la pluma que ocupan varios puestos de trabajo de tertulia en tertulia creyéndose piezas claves de la arquitectura social de España, les da una especie de patente de corso para desacreditar, insultar y difamar a quienes consideren oportuno. La última de la señora San Sebastián ha sido decir que los periodistas que están secuestrados en Siria van allí a eso, a que los secuestren, porque luego viene el Estado y pone la pasta.
O sea que para esta individua de gesto adusto y verbo frígido, la profesión que ella cree ejercer consta de dos categorías: periodistas (los que se pasan horas ladrando en los platós de televisión a precio de oro) y “perrodistas”, (esos melenudos irresponsables que va a jugar a los corresponsales a Siria a precio de puta).Tales opiniones proceden de la misma ralea filosófica y de la misma tribu de ideólogos que elaboran teorías tan agudas como la de que los pobres no pueden tener Twitter, que los parados se gastan en subsidio en comprar una televisión, que los inmigrantes vienen aquí a joder a los honrados españoles, que la Virgen María crea puestos de trabajo y que la Gürtel es un invento.
Pues Isabel San Sebastián vendrá por aquí a pasear el palmito y, como suele ser habitual cada verano, mis ex compañeros de profesión en los rotativos regionales asturianos le dedicarán un generoso espacio para reproducir sus opiniones de enorme experta sobre la deriva de España, el peligro de los catalanes, los homosexcuales, los abortistas, los periodistas que van a la guerra y el rojerío en general. Sus méritos consisten en salir en la televisión y vivir en Madrid, elementos suficientes para que el periodismo “de provincias” la considere merecedora de una entrevista en la que pueda seguir iluminandonos con sus destilados de bilis fascistoide.
Espero ansiosamente leer sus opiniones para seguir ampliando mi incultura general. Muchas gracias.

Artículos de Saldo / DdA, XII/3036