lunes, 6 de julio de 2015

EL GOBIERNO DE SYRIZA TAMBIÉN DERROTÓ AL DE RAJOY

Grecia da un paso hacia la salida de la zona euro, según un viceministro ruso
Fernando de Silva

Durante la II Guerra Mundial sufrieron la invasión de los nazis, y ahora han sacado su orgullo para demostrar que no se dejarán humillar nuevamente por Alemania, que en la práctica es la que decide en la Unión Europea, y defenderán su dignidad como seres humanos, si es preciso hasta la extenuación. Eso, y no otra cosa, es lo que han apoyado este pasado domingo los griegos votando no a unas condiciones inhumanas, que solo persiguen denigrarles hasta extremos inimaginables.
El Referéndum celebrado en Grecia ha sido un éxito de participación, que se estima en más de un 60%, y un triunfo inequívoco de Alexis Tsipras, que sale respaldado  por su pueblo, que le agradece con su "no" el esfuerzo que sus actuales gobernantes están llevando a cabo en defensa de sus derechos humanos. Y supone al mismo tiempo un triunfo de la democracia frente a las autoritarias oligarquías financieras.
La Europa conservadora se lo ha tomado muy mal, y las primeras reacciones así lo confirman. Porque el fracaso del "sí", es toda una derrota de sus políticas más neoliberales y conservadoras, y un fracaso de la austeridad como única formula para salir de la crisis. Es más, el intento fallido de acabar con Syriza, deja abierta una puerta para que en otros países se haga más evidente la resistencia del pueblo frente a los sistemáticos abusos  de los mercados.
Lo curioso de toda esta historia, que ahora parece querer olvidarse, es que los principales responsables de que la deuda pública de Grecia alcanzase un 180% del PIB no se encuentra en el actual gobierno griego, sino en el  conservador de Nueva Democracia, al que apoyaron públicamente Merkel y Rajoy, a pesar de ser conocedores de que trampearon sus cuentas públicas de forma escandalosa.
Todos querían la muerte política de Alexis Tsipras, que de rebote podría afectar de forma muy negativa al futuro de Podemos en España; pero el resultado del Referéndum y sus consecuencias serán muy diferentes a las pretendidas. No será un camino de rosas, pero es evidente que quien ha ganado la consulta aguanta y recupera protagonismo, lo que supondrá mejorar las condiciones en la inevitable reanudación de las conversaciones, y cada vez se ve más cerca una ineludible quita de la deuda, que incluso ve como necesaria el propio Fondo Monetario Internacional. Tiempo al tiempo.
Por cierto Mariano Rajoy apostó por el "sí" y ha sufrido una estrepitosa derrota, que se le acumula en el "debe", y tendrá sus consecuencias negativas en las próximas elecciones generales.

DdA, XII/3020