martes, 3 de marzo de 2015

NUEVA SEDE PARA EL CENTRO DE LA MEMORIA HISTÓRICA EN SALAMANCA

Félix Población


El próximo 18 de marzo se inaugurará oficialmente en Salamanca la nueva sede del Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH), que no contará con la presencia del señor ministro de Educación, Cultura y Deporte, quizá por no dar demasiado relieve a un hecho que hasta se riñe con la disposición del Gobierno hacia una materia que no le importa, al menos por lo que respecta a la memoria republicana. Sí asistirá el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle.

El edificio rehabilitado, que se encuentra en la céntrica Plaza de los Bandos, fue en el pasado sede del Instituto de la Seguridad Social. Las obras para su nuevo destino se iniciaron hace casi cuatro años, con una inversión de más de diez millones de euros, siendo ministra de Cultura en el gobierno del PSOE Ángeles González-Sinde. El nuevo edificio permitirá multiplicar por cinco los fondos documentales del centro, hasta llegar a 30 kilómetros en línea de documentos, desde los 6,2 actuales. Se incorporarán al CDMH los archivos del Movimiento Nacional y la Organización Sindical, así como material documental perteneciente al Partido Comunista de España y las Fundaciones Pablo Iglesias, Primero de Mayo y Largo Caballero, además de algunos archivos personales de políticos relacionaso con las Transición. 

A esta sede y a la hasta ahora ubicada en la calle Gibraltar, se le unirá en el futuro una tercera, construida sobre una parcela de 6.769 metros cuadrados y  cedida por el Ayuntamiento de Salamanca, donde se ubicará el depósito de la documentación y se guardarán, en una nave contigua, los símbolos y vestigios del franquismo que se están retirando en los últimos años en virtud de la Ley de Memoria Histórica. Estos dos edificios de la tercera sede supondrán nuevas inversiones, por lo que el monto total del Centro Documental de la Memoria Histórica será significativo. 

No tengo muy claro que entre los vestigios a los que se refiere la noticia vayan a estar los que siguen presentes en el callejero y algunos edificios oficiales de la capital de la sede del CDMH, entre ellos el medallón con la efigie del extinto caudillo, presente en la Plaza Mayor de la Ciudad. Un viajero descendiente de un exiliado republicano me dijo un día, mientras observaba tal vestigio: Que tan magnífica plaza sea Patrimonio de la Humanidad  con ese personaje dentro es indignante. El Ayuntamiento de Salamanca, administrado por el Partido Popular, es el responsable.

Tampoco cabe esperar, con el vigente Gobierno, que la actividad cultural del nuevo centro, haciendo memoria y  difusión de lo que contiene y de cuanto se relaciona con sus fondos documentales, sea equivalente a la que desde hace años verifica con un calendario muy profuso de eventos el Memorial Democratic de Cataluña. Al menos, así ha sido hasta ahora en la vieja sede de Salamanca, donde la memoria democrática se ha asomado muy poco.

DdA, XII/2936