martes, 3 de marzo de 2015

EL ADIÓS DEL PRESIDENTE JOSÉ MUJICA: LA LUCHA QUE SE PIERDE ES LA QUE SE ABANDONA


Lazarillo

El presidente de Uruguay, José Mujica, sí se acordó de Antonio Machado en su discurso de despedida al hablar del liviano equipaje. Lo pronunció en la Plaza de Independencia en Montevideo y en su arranque Mujica  agradeció al pueblo el "honor regalado" de haberlo elegido y respaldado como jefe del Estado. "No me voy, estoy llegando. Me iré con el último aliento y donde esté estaré para ti", dijo. El presidente saliente recordó a la gente congregada en la plaza que "la lucha que se pierde es la que se abandona". Se va por la puerta grande, acompañado del cariño de su pueblo, limpio, coherente, sin pelos en la lengua y con el 65 por ciento de apoyo popular.  Su profundo amor por la humanidad nos mostró que hay otra forma de hacer política y de ejercer el poder. Gracias Pepe, tu marca quedo como un mojón fundamental en la historia de aquel país. ¿Es posible aspirar a alguien con ese talante y esa huella cívica y ética en la España que tenemos y padecemos?
                                                                            
                                                                           DdA, XII/2936