lunes, 2 de febrero de 2015

"EL PAÍS" RECTIFICA CON MONEDERO, PERO "LAMENTABLEMENTE" TARDE


Félix Población

Casi una semana ha tenido que transcurrir para que el diario El País haya tenido la decencia de rectificar la información publicada nada menos que en la portada del periódico, referente al currículum hinchado de Juan Carlos Monedero y a la falta de testimonio para justificar sus clases como profesor en las universidades de Puebla y Berlín (Humboldt). Lo hizo ayer, a través de la Defensora del Lector, la sección que el citado rotativo publica todos los domingos, después de que quien se responsabiliza de la misma -Lola Galán- recibiera múltiples quejas de los lectores por el tratamiento de la información en primera página y porque, al día siguiente de publicada ésta, llegara a la redacción un desmentido sin hacerse público. Lo suscribía Flora Molina Rodríguez, directora de Comunicación de la Universidad Iberoamericana de Puebla, que en una carta confirmaba que Monedero fue profesor invitado durante cinco veranos (2006-2010), en los que “impartió seminarios cortos de Análisis”. Afirma la Defensora del Lector  que en el currículum de Monedero se dice que en la Universidad Humboldt de Berlín  fue “profesor invitado” (se aplica a eminencias que imparten clases y conferencias) y lo cierto es que fue “profesor visitante” (acude a investigar o dar clases enviado por su centro),  diferencia  que a su juicio “no justifica un titular en primera página de este periódico” donde se aseguraba rotundamente: "Monedero falseó la mayor parte de su currículo académico”. Titular al que seguía un sumario tal que así: “Profesores a los que cita como referencia niegan conocerle”. Galán trata de justificar la ostensible tardanza en reconocer estos errores -casi una semana- porque no obtuvo del afectado contestación a las llamadas telefónicas que se le hizo, algo de todo punto inadmisible cuando el desmentido ya había llegado a la redacción del diario, como la propia Defensora del Lector reconoce al término de su artículo: "Para cuestionar el currículo del número tres de Podemos habría que haberse apoyado en algo más sólido que la memoria de un profesor de 75 años o los datos de una empleada del departamento de pagos de una universidad, dada la complejidad del entramado de relaciones docentes entre los centros. En estas circunstancias, llevar el tema a portada era muy arriesgado. La única forma de atenuar el error hubiera sido publicar adecuadamente la puntualización y la carta de la Universidad de Puebla. Lamentablemente, no se hizo". Pienso que el adverbio adecuado sería "intencionadamente". Es lo que tiene la fobia, que además de ciega es torpe y vuelve a dejar la reputación del diario a muy baja altura, en su deseo por intentar que la falacia quede y la rectificación se diluya. 

DdA, XII/2913