jueves, 29 de enero de 2015

MEMORIA DE JULIO CARO BAROJA


Lazarillo

A la espera de recibir el libro escrito por mi estimado colega Félix Maraña sobre Julio Caro Baroja, a quien este Lazarillo conoció en tiempos y del que fue vecino de barrio en Madrid con quien coincidió más de una vez en sus paseos por el parque del Retiro , no me resisto a insertar este breve texto que Maraña hace de la personalidad de don Julio con motivo de la conferencia impartida por el periodista ayer en San Sebastián. Aprovecho la ocasión para recomendar el excelente libro de don Julio "Los Baroja", que este Lazarillo leyó y disfrutó hace también muchos años: " Hemos estado dos horas recordando la obra, personalidad, humanidad y sentido común de don Julio Caro Baroja. He querido recordar la memoria de su amigo y alumno don Juan Garmendia Larrañaga, recientemente fallecido. Y he resaltado cómo don Julio celebraba su guipuzcoanía, como lo escribió para el texto de presentación del documental "Guipúzcoa", dirigido por su hermano Pío Caro Baroja. Sobre todo, he querido llamar la atención sobre algo que siempre me ha parecido hermoso en su comportamiento de sabio, discreto y humilde, como cuando en 1984 escribió en su libro "El laberinto vasco": “Si hay una “identidad” hay que buscarla en el amor. Ni más, ni menos. Amor al país en que hemos nacido o vivido. Amar a sus montes, prados, bosques, amar a su idioma y sus costumbres, sin exclusivismos. Amor a sus grandes hombres y no sólo a un grupito de ellos. Amor también a los vecinos y a los que “no son como nosotros”. Lo demás, es decir, la coacción, el ordenancismo, la agresividad... ni es signo de “identidad”..., ni es vía para construir o reconstruir un país que pasa acaso por la mayor crisis de su Historia y que está muy desintegrado desde todos los puntos de vista... Y la única posibilidad de creer en unidades, identidades y cosas por el estilo es cultivar el amor.”

DdA, XII/2909