miércoles, 28 de enero de 2015

LA PROSTITUCIÓN Y LA VIOLENCIA MACHISTA EN ALZA, PERO NO HAY MUJERES MINISTRAS EN GRECIA

Félix Población

Aun teniendo en cuenta todas las consideraciones que puedan hacerse sobre la sociedad griega, muy tradicional y supeditada a la influencia de la religión ortodoxa helénica, ha sido muy decepcionante que en el recién nombrado gobierno de Syriza no haya una sola mujer. Sabíamos que sólo un 21 por ciento de los parlamentarios griegos eran mujeres. Acabamos de comprobar que ese porcentaje únicamente se incrementó en un punto y medio tras las elecciones del pasado domingo. 

También tenemos conocimiento de que Syriza es el grupo parlamentario con mayor número de mujeres, un 29,5 por ciento. Por esto último, y por lo que representa sobre todo la coalición de izquierda como expectativa de cambio en aquel país, son muchos los articulistas que hoy se sienten defraudados ante la carencia de mujeres al frente de los deparatamentos ministeriales de Alexis Tsipras.

Un sector muy importante de los ciudadanos votó el pasado domingo a Syriza,  hasta el punto de situar a esta formación política a dos escaños de la mayoría absoluta. Eso comporta un grado de esperanza en la coalición ciertamente notable, capaz de creer que con Syriza aquel país puede recuperar su dignidad y soberanía, al tiempo que enfrentarse a la dictadura neoliberal que lo ha depauperado a lo largo de los últimos años. El programa político de Syriza especifica claramente estos puntos, pero también deja claro en los estatutos de la coalición que "luchará por la defensa de los valores de la justicia social, la igualdad y la libertad contra el patriarcado".

Es mucho más lamentable la ausencia de la mujer en el primer gobierno de Alexis Tsipras si se considera que, según documenta la Asociación de Estudios de la Sexualidad Humana (conocido por sus siglas griegas EMAS) y el Instituto Andrológico de aquel país, han aumentado en un 47% las víctimas de la violencia machista en 2012, en comparación con estudios anteriores. Ésta también es otra de las consecuencias de la situación socioeconómica que vive Grecia, no en vano el estudio se titula "La Grecia de la crisis y de los ajustes".

Como también se debe a esa crisis/estafa que padece el país el informe publicado por el Departamento de Criminología de la Universidad de Panteion, el Centro Nacional para la Investigación Social y el Defensor del Pueblo, según el cual  la prostitución entre las mujeres ha experimentado un aumento del 1.500 por cien en los últimos años, como consecuencia sobre todo del alto número de mujeres desempleadas que se ven obligados a ello.

Con estos datos, parece inconcebible que Alexis Tsipras no haya reparado en la negativa significación que, para un gobierno que apela a un cambio substancial en la política del país,  supone no haber nombrado a una sola mujer al frente de alguno o algunos de los diez ministerios de que constará su ejecutivo. 


DdA, XII/2908