jueves, 29 de enero de 2015

LA CORRUPCIÓN ES EL ACEITE DEL SISTEMA Y LOS PARTIDOS SE OLVIDARON DE LA VARILLA PARA COMPROBAR EL NIVEL

Lazarillo

Aconsejo la lectura de la intervención de Antón Saavedra Rodriguez ante la comisión especial de investigación parlamentaria en relación a la gestión de los fondos mineros y la fortuna oculta de José Ángel Fernendez Villa, al que este Lazarillo tuvo la oportunidad de conocer hace muchos años. Se trata de una intervención extensa que no tiene desperdicio y de la que adelanto este interesante fragmento. La comisón se refiere a quien, como es sobradamente sabido, fue secretario general durante mucho tiempo del Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA), sindicato histórico y ejemplar en la lucha por la emancipación obrera en aquella región. El llamado "Villamocho" es una bochornosa mácula que sólo pudo darse en medio de un sistema pródigo y enlodado de corrupciones:
 
"Todo el mundo sabe que las “comisiones” o “mordidas” ilegales ni salen directamente de la Administración ni figuran como tales en la contabilidad oficial de ninguna empresa. O todo el mundo menos ustedes, los representantes de los partidos PP y PSOE, que han venido rigiendo los destinos del Reino de España y, por lo tanto, protagonizando la CORRUPCION sistémica como una de las principales causas de los problemas de nuestro país, y el principal problema que ha corrompido nuestro ESTADO PSEUDODEMOCRATICO DE DERECHO desde la Segunda Restauración de la Monarquía Borbónica Franquista, llamada irónicamente “modélica transición”.
Las “comisiones” o “mordidas”, señorías, las paga la empresa adjudicataria de una obra a un tercero, simulando la contraprestación de un servicio ficticio, y este tercero las hace llegar total o parcialmente al partido o sindicato, como es el caso concreto que nos ocupa, o tal vez, sin necesidad de intermediarios, se transforman en donaciones a la formación política o a su fundación; pero en todo caso es un acuerdo entre particulares y eso es lo que hace tan difícil seguir su rastro. El origen del dinero es público, pero el chanchullo se orquesta una vez ha pasado a manos privadas, y siempre que ha habido sospechas fundadas de pago de “comisiones” o de financiación ilegal de un partido es porque alguien que había estado muy involucrado en el tramo privado de la operación decidió denunciarlo a la justicia, aunque en el mejor de los casos no les hicieron ni caso y en el peor acabaron tratados de delincuentes, mientras los verdaderos corruptos mantenían inmaculado su honorable estatus.
La CORRUPCION, señorías, es transversal. Es tan de derechas como de izquierdas. Es tan constitucional como nacionalista o autonómica. Estamos ante el sistema partitocrático de los corruptos que copa la actualidad política asturiana, catalana, madrileña, andaluza, valenciana, gallega, castellana, vasca o balear. Y es que la CORRUPCION es el aceite del sistema, y los partidos políticos se han olvidado de introducir la varilla para comprobar que no pase de un nivel determinado".

DdA, XII/2909